Vacaciones en la casa del sol naciente

El turismo rural se presenta como la mejor alternativa para pasar las vacaciones de 2020, posibilitando que los pueblos se reivindiquen, cobren vida, que adquieran el protagonismo que no siempre han tenido. Esta es su gran oportunidad. Y también lo es para ti, que siempre has volado lejos, conociendo lugares y horizontes a miles de kilómetros… Sin pensar siquiera todas las bellezas que te estabas perdiendo. Volver al turismo rural es poner un granito de arena para que no se mueran nuestros pueblos.

Los pueblos están teniendo ahora su oportunidad, después de décadas aislados y despoblados cuentan hoy con más posibilidades, precisamente porque en estos momentos buscamos la no masificación, el aislamiento, la naturaleza, el aire libre y limpio, poder disfrutar con nuestra familia o un grupo limitado y muy escogido de amigos de unas pequeñas, -o grandes, por qué no- vacaciones.

Las zonas rurales deben salir reforzadas de una crisis sanitaria como la que estamos viviendo, que puede suponer un punto de inflexión en la forma de concebir el turismo a nivel de todo el territorio nacional. En los pequeños municipios alejados de los puntos más poblados e industrializados, tienen ahora una oportunidad única para volver a vivir sus tradiciones, conectar con su patrimonio cultural, con los paisajes y la riqueza de sus entornos, que muchas veces les han hecho acreedores de ser reserva protegida de la biosfera, por el tesoro que esconden sus bosques y fauna, y que se debe preservar. El turismo rural ofrece todo esto, un plus en calidad de vida y en espacios abiertos y naturales que le permiten afrontar este momento especial de la historia que estamos viviendo con más seguridad y garantías que otro tipo de establecimientos o lugares vacacionales, que si bien están trabajando con toda eficacia en implantar los protocolos establecidos, no cuentan en cambio con un entorno exterior libre de masificaciones como las casas rurales.

Ese alojamiento rural que te has propuesto este verano

Este es un verano un poco especial y diferente a todos los que hemos vivido desde que tenemos recuerdos, una tendencia que ni nos habíamos imaginado porque era como la opción alternativa que siempre estaba ahí, sin problemas, y con muchísima oferta. Las cosas han cambiado, y la búsqueda de un lugar de vacaciones poco concurrido, al que se llega en vehículo particular, en plena naturaleza, con posibilidades culturales y de logística cercanas, se ha convertido en la novedad que nadie esperaba. Y la demanda no cesa de crecer.

El 70% de los españoles planea para este verano pasar las vacaciones en entornos rurales de interior, y el 52% ha visto frenados sus planes de salir al  extranjero y sí en cambio viajar por su propio país.

Pero hay que tener en cuenta los rebrotes, el segundo escenario previsto y real en la actualidad, que condicionan los desplazamientos de los ciudadanos después del confinamiento, y esta situación hace que la realidad del turismo, en cualquier emplazamiento y destino turístico, sea muy distinta de la de los últimos años. Se aconseja huir de zonas muy concurridas, las playas más visitadas están siendo acotadas por zonas con aforos controlados y con cita previa. Así, estas zonas costeras más populares y las ciudades europeas más visitadas, se están quedando fuera de las elecciones de los clientes este verano.

Además, el sector logístico está abriendo los caminos que conectan el campo con todos los bienes necesarios para mantener los alojamientos rurales, con todos los servicios y prestaciones que los clientes puedan necesitar. La situación incierta de los meses que se avecinan hacen que este subsector se posicione como uno de los preferidos para el descanso a corto y medio plazo.

Las zonas rurales han tenido mucho menos impacto directo de la pandemia, por lo cual es posible el alquiler de una casa para uso exclusivo, llegando en nuestro propio vehículo, sin tener un contacto directo con otras personas desconocidas, apenas. Incluso se puede contar con una empresa de transportes para que nos lleve el equipaje y que se deposite en una oficina de Correos, o en una consigna del propio alojamiento si dispone de ella. Es muy importante que estos pequeños establecimientos cuenten con distribuidores fiables, puesto que, independientemente de las bellezas y el encanto del lugar, si faltan equipamientos, consumibles, bebidas o alimentos, los clientes no van a volver.

Dónde encontrar una casa rural con encanto

Hemos podido comprobar en la web de la plataforma  Ruralzoom toda la oferta turística que tienen, cuentan con un buscador de alojamientos, casas rurales, restaurantes y actividades de ocio y aventura. Esto posibilita que, desde una única plataforma, puedas organizarte y reservar todas tus opciones de ocio de manera sencilla, además, te facilitan el contacto con los propietarios de negocios turísticos, para que puedas acordar directamente con ellos algunos aspectos de tu estancia, y personalices tu escapada con aquéllos planes que más se adapten a ti. Cercanía y autenticidad son las dos palabras que definen Ruralzoom, lo que les posiciona como una de las empresas preferidas a la hora de buscar un alojamiento rural.

Las grandes posibilidades de los destinos poco concurridos

El turismo rural tiene muchas alternativas extras que ofrecer a los viajeros, y la primera ventaja es el rechazo que siente la mayoría de la población a las zonas concurridas, actualmente. Los pueblos son zonas casi despobladas, en muchos casos, a los que podemos llegar en nuestro propio vehículo, son zonas verdes y limpias, no hay contaminación, siendo todos estos motivos que dan tranquilidad al viajero. La gente más joven, entre los 20 y 30 años, está comenzando a descubrir este nuevo tipo de turismo, que les hace conectar con lo auténtico, con la Naturaleza en estado puro. La seguridad sanitaria que permiten estos alojamientos es una de las ventajas que más atraen a los clientes, si bien este punto es una de sus mayores preocupaciones a la hora de salir de casa. Estos entornos más seguros deben contar con los elementos de protección indispensables –geles, guantes, mascarillas- así como con los certificados que garanticen a los viajeros una estancia saludable en un escenario como el actual.

Deja una respuesta