Lugares en los que las aglomeraciones no sean constantes, idóneos para este verano

Una pandemia como a la que estamos haciendo frente durante los últimos tres meses es capaz de cambiar la percepción de todo lo que conocíamos hasta la fecha. Creemos que todos y cada uno de nosotros y nosotras nos hemos ido dando cuenta de ello a medida que han pasado los días durante esta crisis a la que no hemos podido escapar de ninguna de las maneras. La realidad que nos rodea se ha transformado en cuestión de días y lo que está claro es que tenemos que adaptarnos a un mundo en el que ya nada es como lo conocíamos.

En los párrafos que aquí siguen vamos a hablar especialmente de lo que engloba a la crisis económica que ha venido inmediatamente después que la sanitaria. A nadie le sorprende el hecho de que la pandemia ha puesto en riesgo miles y miles de puestos de trabajo en todo el país y que ese es ahora el principal problema al que nos estamos enfrentando para desafiar la realidad en la que nos movemos. España, en efecto, no ha hecho nada más que salir de una crisis para meterse en otra que, además, parece incluso peor que la anterior.

España, un país que es claramente de servicios y que tiene al turismo como principal valedor desde el punto de vista económico, ha visto cómo su industria turística se ha desplomado. Todo apunta a que no será un buen año para el turismo, como nos podíamos imaginar. Y ese es un problema bastante grande para las empresas españolas que trabajan dentro de ese sector. Muchas de ellas pueden verse obligadas a cerrar. Y es que la dimensión de la pandemia es todavía desconocida en muchas de sus vertientes. Eso es lo que más nos asusta.

Echemos un vistazo a dos de las noticias que se han publicado en los últimos meses acerca del turismo para que veamos cómo las previsiones han sido cada vez peores:

  • Por una parte, hemos visto cómo el diario La Vanguardia publicaba en el mes de marzo una noticia que indicaba que el turismo de nuestro país podía perder hasta un 25% de facturación como consecuencia del coronavirus. Todavía estábamos al inicio de la pandemia y la verdad es que quedaba mucho margen para que las cosas empeoraran, como finalmente ha terminado sucediendo.
  • En el mes de abril, una noticia que fue publicada en la página web de El País indicaba que el turismo nacional ya se enfrentaba al peor año de su historia, algo que pone de manifiesto lo enorme que es esta crisis sanitaria y económica que vamos a tardar mucho pero que mucho tiempo en olvidar. Y es que familias enteras de españoles han decidido, ya sea por el hecho de tener que recuperar horas en el trabajo durante el verano o por miedo, no viajar durante los meses de este verano. Eso, lógicamente, tiene unas consecuencias devastadoras para el turismo de índole nacional.

El COVID-19 ha puesto en un brete al turismo nacional. Este curso, no podrá haber aglomeraciones y la gente se cuidará mucho de acercase demasiado a desconocidos. Eso, para las zonas en las que las aglomeraciones son constantes en verano, es un problema. Pero también hay lugares en España que, siendo costeros, no presentan este tipo de problemas. Denia, por ejemplo, es una localidad que dista mucho de ser tan agobiante como Benidorm o Torrevieja y ese puede ser un aspecto positivo de cara a este verano. Los trabajadores y trabajadoras de Romer Playa, una entidad dedicada al alquiler de apartamentos turísticos en la localidad, nos han comentado que esa es su gran baza para salvar la temporada de verano.

Cuidar del turismo nacional, clave para salir de la crisis

Si no queremos que el turismo nacional se desplome, tenemos que tener claro que tenemos que ser los propios ciudadanos españoles los que tiremos del carro. Por eso, se ha despertado una sensibilidad muy grande con los hoteles de nuestro país y hay toda una campaña montada para el apoyo del sector hotelero español. Por eso, para nuestra economía este año será mejor que visitéis Denia a que os vayáis a Roma o a Berlín. Tiempo habrá para todo pero, por el momento, mejor apoyar a los nuestros.

Teniendo en cuenta la importancia que tiene el turismo para nuestro país, ese sería el primer paso para que la economía española vaya mejorando con el paso de las semanas. Revitalizar el sector más potente de nuestra economía es vital para que poco a poco se vayan revitalizando los demás. Pero si todos crecen y el turismo no, estaremos cojos de una pierna. Y eso siempre dará lugar a una cantidad enorme de problemas. Por eso, el mensaje ha de ser claro: ¡apoya a la industria turística española!

Cómo elegir un buen hotel en vacaciones

En ocasiones es bueno tomarse un descanso de la vida diaria que esté lejos de donde vivimos, lo que es un formidable momento para elegir un hotel adecuado. El tomarse vacaciones en temporada baja, es posible que sea una buena opción, entre las que destaca el precio más módico y poder estar más tranquilo. Pero vamos a ver muchas más cosas en este artículo.

Está claro que cuando tenemos que elegir un hotel u otro llegan las complicaciones, porque hay muchas variables, lo que puede suponer la diferencia entre un buen o un mal viaje.

Cuando llega el momento de elegir el hotel, es donde muchos se complican porque no saben cómo encontrar el lugar que cumpla las expectativas, de lo contrario puede arruinar el viaje. Si queremos que esto no ocurra, como dicen desde el Hotel Boria, lo más recomendable es que se fijen una serie de puntos en los que nos tengamos que fijar los usuarios para encontrar un establecimiento que pueda colmar nuestras expectativas.

Categoría

Fundamental fijarse en las estrellas que tenga el hotel, tanto ellas como las otras certificaciones las otorga el Servicio Nacional de Turismo. En el caso de querer un sitio donde estemos seguros, solo tienes que mirar los que puedan tener un nivel adecuado en cuanto a la atención y a las comodidades, por lo que siempre habrá que fijarse en los que tienen cuatro estrellas o más. A pesar de eso, en España también podemos encontrar hoteles de tres estrellas también a buen nivel.

Instalación

Debe hacerse una labor de investigación para saber si hay lugares de ocio cercanos, los cuales pueden ir desde los salones de juego, para hacer deporte, restaurantes o centros comerciales en el caso de que el hotel esté lejos del centro urbano.

No podemos olvidar que es fundamental conocer el año de construcción del edificio y si tiene todas las normas sanitarias y de seguridad que establecen las autoridades.

Ubicación

Siempre se aconseja que esté próximo a los servicios básicos y de los más interesantes atractivos desde el punto de vista turístico. Siempre de esta forma no se va a perder el tiempo en los traslados y así también se reduce el riesgo de perdernos en un momento dado.

No hay que olvidar que también es bastante importante saber si el barrio en el que se encuentra tiene seguridad y si hay multitud de ruidos durante el día o la noche.

Habitación

Existe la posibilidad de que en el hotel de los espacios comunes sean buenos, pero que las habitaciones no terminen de convencerlos. Por este motivo debemos asegurarnos con fotografías detalladas y claras de las habitaciones, conocer las medidas exactas, las condiciones del baño, así como la orientación de las ventanas y saber si tiene aire acondicionado o sistema de calefacción.

Cotizar

Aunque veamos que la primera o segunda opción pueda parecer la ideal, no te decidas de primeras, compara los precios y la calidad de otra clase alojamientos.

En este sentido, hay muchas alternativas que pueden ser diferentes y darnos incluso con más servicio por precios mejores.

Es importante saber que en la red podemos encontrar sitios web que se dedican a la publicación de la opinión y experiencias de los viajeros, por lo que siempre es recomendable leer las opiniones y comentarios. Hay casos en que pueden ser resumidos, pero la información que dejen sea útil y veraz.

El hotel que elijamos es importante para lograr el objetivo que tengamos  para nuestro viaje. Está claro que todos tenemos nuestra propia idea de viaje, unos para relax, otros para ver cultura. Aquí hay que pensar muy bien qué es lo que queremos y elegir en conciencia.

Otro aspecto importante es tener en cuenta que las estrellas de los hoteles y sus categorías en todos los países no son iguales. Existen países donde las estrellas suelen ser algo excesivas y a lo mejor puedes haber reservado un hotel de 4 estrellas en Serbia y que a la hora de la verdad sea el equivalente de un hotel tres estrellas o de dos.

Ahora solo queda que te hayas leído con atención nuestros consejos y los apliques en tu próximo hotel que reserves para las vacaciones.  Si además crees que puede ser de utilidad para otros familiares o amigos, pues mejor que mejor.

Desde aquí te deseamos la mayor de las suertes en la elección del hotel y en cuanto al desayuno, tampoco te obsesiones puesto que a veces merece la pena no tenerlo, para poder disfrutar de los desayunos que haya en la ciudad o pueblo que visites.  ¡Suerte en tu elección!

Un buen servicio de cátering puede reforzar nuestra imagen como entidad

La organización de eventos es una de las necesidades más grandes que tienen las entidades en los tiempos que corren. Cualquier empresa u organización tiene la necesidad de organizar algún evento antes o después puesto que es inevitable que tenga que hacer de anfitriona de grandes reuniones, jornadas de puertas abiertas, etcétera. La verdad es que hay que tener en cuenta este tipo de cuestiones si queremos sorprender a nuestros visitantes cuando vayamos a organizar un evento de las características que hemos comentado. No cabe la menor duda de que podemos apuntarnos un tanto en este sentido.

Una de las mejores maneras de quedar bien ante nuestros visitantes es organizar un cátering que nos sirva para demostrar de primera mano la importancia que le damos a la gente que nos visita. No cabe la menor duda de que esa es una de las mejores maneras de demostrar que somos una empresa que valora los pequeños detalles y que, en efecto, nos interesa llevarnos bien con las empresas que tenemos a nuestro alrededor. La verdad es que los visitantes que son recibidos de esta manera suelen quedarse con una muy buena imagen de nuestra compañía. 

Desde luego, el cátering es un elemento con el que no se puede fallar. Pero, ¿qué hay que saber a la hora de contratar un buen cátering? Esa es precisamente la pregunta con la que titula un artículo la página web de la revista Hola. La principal recomendación es la de valorar, de manera conjunta, el espacio que se nos propone y la comida asociada a él. Es la mejor manera de hacernos una idea sobre cómo puede funcionar la organización de un cátering para todas aquellas personas que vayan a mantener una visita por nuestras instalaciones.

El apartado de cátering en la página web Wikipedia informaba de todas las cuestiones que están relacionadas con esta materia:

  • En primera instancia, deben tomarse encuenta las necesidades específicas de las personas que van a formar parte del cátering.
  • El aperitivo es otra de las grandes cuestiones relacionadas con esto. La mayoría de proveedores creen que es adecuado cuatro variedades de canapés una hora antes de la comida.
  • Hay que tener en cuenta los servicios de alquiler, que pueden incluir mesas, sillas, pista de baile…
  • Personal de servicio: es elemental para que nada falle en lo que tiene que ver con el servicio del producto.

El cátering es uno de los elementos más utilizados a día de hoy en el mundo empresarial cuando se reúnen personas que pertenecen a diferentes empresas o que forman parte de delegaciones distintas de la misma empresa. Ha crecido mucho el uso de este tipo de servicios en función de lo que nos han comentado los profesionales de La Frolita, una entidad dedicada precisamente a proveer este tipo de servicios y que ya es una habitual en eventos de este estilo, sobre todo en diferentes zonas como la Comunidad de Madrid.

Prácticamente todo el mundo queda satisfecho con los resultados

Los resultados que están asociados a est tipo de servicios suelen ser bastante satisfactorios para todas las entidades que los contratan. Por eso precisamente está creciendo de una manera bastante importante el número de empresas que confían en estos servicios para recibir a miembros de otras entidades y demostrarles que nos importa que se sientan como en casa. Eso dice mucho de nosotros y nos puede servir para ganarnos la confianza de una serie bastante importante de personas y entidades. Y es que no es para menos.

Estamos en un momento en el que la imagen también vende. Y esta es una de las mejores acciones que podemos hacer para cultivar esa imagen y para convertirla en algo que sea atractivo para el resto de personas y entidades que, de una o de otra manera, puedan tener un contacto con nosotros. No cabe la menor duda de que esto funciona y que en la mayoría de los casos, un servicio de cátering nos permite obtener esos resultados que estamos esperando con tanta vehemencia. Y es que resulta evidente que todo lo que sea quedar bien con otros refuerza nuestra imagen y nuestro mensaje.

La verdad es que es bastante necesario cuidar de nuestra imagen en una sociedad como en la que estamos viviendo. Es algo que todo asesor o asesora de márketing debería saber. Por eso es realmente importante que los servicios de cátering que contratemos tengan una reputación intachable y que nos proporcionen todo lo necesario para hacer de un evento organizado por nosotros un verdadero éxito.   Son muchas las entidades que han apostado fuerte por ello y que ahora están recogiendo los resultados de actuaciones como esta.

Barcelona, una ciudad que trabaja en seguir desarrollando sus servicios turísticos

España es un país en el que, si no fuera por los datos que nos deja un negocio como lo es el del turismo, tendríamos bastantes problemas en materia de empleo y de dinero. La verdad es que nuestro país se ha convertido en una verdadera potencia en lo que tiene que ver con este aspecto a ojos del mundo entero. Por eso, año tras año, son muchas las miles de personas que se acercan hasta alguna de nuestras ciudades históricas o nuestras costas para disfrutar de todo lo que tiene que ver con nosotros. No cabe la menor duda de que eso genera una influencia muy grande en nuestra economía y que hay que luchar por mantener lo que tenemos.

Uno de los máximos estandartes de nuestra geografía en este sentido es una ciudad como lo es la de Barcelona, que es una auténtica referencia turística también a nivel europeo y, por supuesto, mundial. La Ciudad Condal tiene varios motivos por los que ser visitada. Tiene lugares históricos que merecen nuestra presencia al menos durante una vez en la vida. Por otra parte, tiene un clima estupendo durante buena parte del año, lo que invita a los turistas a que, en efecto, realicen esa visita.

Una noticia que fue publicada en el diario La Vanguardia informaba del número de visitantes que recibió la ciudad de Barcelona durante el año 2019. En concreto, esa cifra era de 12 millones de turistas, algo que pone de manifiesto la importancia de la ciudad y que tira por tierra el argumento de muchos medios de comunicación, que debido a las tensiones políticas iniciaron una campaña desproporcionada sobre las consecuencias que eso iba a tener en la ciudad, consecuencias que no han hecho que decaiga el número de turistas. De hecho, ha crecido el número de visitantes que tiene la ciudad desde el 2017.

Vamos a ofreceros otro dato que pone de manifiesto que las cosas han mejorado, a pesar de todo, en lo que tiene que ver con el sector turístico en Barcelona. Según una noticia que fue publicada en la página web del diario El País, en el mes de septiembre ya se habían contabilizado 8 millones de turistas, lo que suponía un récord absoluto en la historia de la Ciudad Condal. Si esto es así, queda claro que ninguna tensión ha hecho que la gente haya dejado de ir a Barcelona y que realmente no hay ningún problema en hacerlo. Se trata de una de las ciudades con una mentalidad más abierta en nuestro país y que tiene los brazos abiertos para cualquiera.

Una ciudad que demanda profesionales en turismo

La Ciudad Condal demanda más profesionales en materia turística que en otro momento de su historia. Es algo que nos parece lógico teniendo en cuenta que sigue creciendo el número de visitantes que acuden hasta la ciudad cada año. Y es algo en lo que la ciudad viene trabajando con sus universidades y sus escuelas especializadas en turismo, que tienen un trajín como el que no han tenido durante otras épocas. No es para menos. La cantidad de dinero que genera Barcelona cada año a causa del turismo no es, en absoluto, moco de pavo.

Que tanta gente organice viajes a Barcelona no es casualidad. Es cierto que se trata de una de las ciudades con mayor proyección y potencia turística de nuestro país. Pero también hay que decir que hay que desarrollar profesionalmente a muchas personas para que esa proyección, con el paso de los años, se vaya desarrollando. Precisamente a ese tipo de cuestiones se dedica Formatic Barcelona, una escuela universitaria de la Ciudad Condal que ha engendrado a muchos de los responsables de que, a día de hoy, tanta gente decida visitar una ciudad como lo es Barcelona.

Y es que en este punto de nuestra geografía se puede encontrar prácticamente todo lo que uno busca:

  • Por un lado, tenemos la costa a unos metros, lo que convierte a Barcelona en un atractivo del denominado turismo de sol y playa.
  • Por otra parte, nos permite disfrutar de un legado histórico y artístico que, desde luego, es imposible que tengan las demás ciudades del país e incluso de Europa.
  • Además, Barcelona se encuentra muy cerca de los Pirineos, por lo que también puede ser una ciudad estupenda en la que asentarse si lo que queremos es acudir a esquiar.

No todo el mundo tiene la posibilidad de disponer, dentro de su país, de una ciudad como lo es Barcelona. Por eso, esta urbe tiene la capacidad de llamar la atención a personas que proceden de diferentes países y culturas. Y a todo el mundo le encanta. La verdad es que todos los que hemos estado allí siempre nos hemos sentido emocionados. Y así lo vamos a seguir estando cuando volvamos. Porque, desde luego, Barcelona bien merece una segunda visita.

El carnaval de Cádiz, creo en ti

Creo en   ti, oh todopoderoso Carnaval de Cádiz. Creador del cielo inmenso de los pobres y creador de la tierra como calle. Creo en el Tío de la Tiza su hijo primero y en todos sus hijos los otros, los chirigoteros. Que los concibieron por la obra y la gracia del divino espíritu que el pueblo necesita”. Así comienza uno de los versos más bonitos que el fallecido Juan Carlos Aragón dedicó en su comparsa de Los Peregrinos. Unos versos que se han convertido en toda una oda a  lo que es el Carnaval. Y es como dice “A donde vive su reino pa que la gente viva feliz, aunque no tenga gobierno”.

El Carnaval de Cádiz es mucho más que disfraces, es un sentimiento, es llevar en el alma a la ciudad, a la tacita de plata. Por eso, cuando fui por primera vez a su carnaval, como les pasa a todos, quedé enamorado de ella. Cádiz es quizá de los carnavales españoles el que tiene una imagen más jocosa y divertida. Frente a la espectacularidad de otros carnavales como por ejemplo el de Tenerife, la ironía y en algunos casos mordacidad de las chirigotas gaditanas es un punto a su favor. Además no faltan otros espectáculos para que la fiesta esos días en Cádiz sea completa.

Aquí, el carnaval oficialmente dura once días, pero si unimos a estos: los días del concurso, los actos gastronómicos, ensayos generales y el «carnaval chiquito» o «carnaval de los jartibles», suman más de un mes de carnaval.

Durante toda la semana de carnaval, pueden encontrarse agrupaciones ilegales por diferentes puntos de la ciudad. También existen varios concursos organizados por diferentes entidades, donde actúan agrupaciones participantes en el COAC. Desde el primer jueves, hasta el domingo (salvo el viernes de la final), se habilita una carpa para los bailes de disfraces.

Fase previa

La fase previa al carnaval, es decir, cuando la calle empieza a calentarse y llenarse de ambiente carnavalesco, es cuando tienen lugar las primeras congregaciones populares. Esto es en los meses de enero y febrero y es ese gusanillo de las nuevas coplas el que empieza a picar y el que sirve de pistoletazo de salida del concurso oficial de agrupaciones carnavalescas (COAC) que tiene lugar en el Gran Teatro Falla. Y es que para un carnavalero ir al Falla es como para un futbolista ir a Wembley o para un aficionado al cine ir a Hollywood. No es de extrañar que las entradas del Falla sean de lo más cotizado.

El COAC

El concurso consta de cuatro fases: Clasificatoria, Cuartos de Final, Semifinales y Final. En cada una de ellas, cada Agrupación tendrá un máximo de 30 minutos de actuación en cada sesión, que comienza a contar desde el inicio de la Presentación hasta el final del Popurrí. . Estas agrupaciones participan en diferentes modalidades: coros, comparsas, chirigotas y cuartetos.  Si no has escuchado alguna vez estas formaciones, tienes que hacerlo. Es una gozada. Son críticas acidas, con ironía a todo lo que se mueve. Es mucho mejor que leer un periódico, porque te enteras con todo pero no dejan títere con cabeza.

A mí lo que más me gustan son las chirigotas, pues mezclan el humor con la música que es un arte. Mi favorito es el Selu porque hace crítica con mucha gracia. Pero hay otros chirigoteros que son unos fenómenos. Con Vera Luque siempre hay algo de acidez y de crítica social. Y luego están los que son muy de Cádiz, y se dedican a cantar a acciones o cuestiones que pasan allí. Como en todas las cosas hay partidarios de unos y de otros. Lo que no sabía es que puedes tener todas estas canciones en CD´s que hacen las compañías. Afortunadamente no tengo que ir a Cádiz para comprarlas, estoy a más de 700 kilómetros, es tan fácil como entrar en la web de La Casa de los Disfraces y los puedo conseguir.

Después del pregón, las calles se llenan de los ilegales, grupos no oficiales que cantan y bailan los mismos temas que los murgas del Gran Teatro. Las zonas principales donde se pueden encontrar los ilegales son: el Barrio de la Viña, entre el Mercado Central y la playa de la Caleta, a lo largo de Calle Ancha, y en la Plaza de Topete. Estos actos pueden parecer más espontáneos que los que toman lugar en el Teatro, al estar libres de juicio oficial y de competiciones.

Durante estos días ir por las calles gaditanas es una gozada. Yo quedé enamorado de esta carnaval, que como diría el maestro Aragón: “Creo en   ti, oh todopoderoso Carnaval de Cádiz. Creador del cielo inmenso de los pobres y creador de la tierra como calle”. ¿Has estado alguna vez?