Roberto Suárez

Roberto Suárez - Actualízate

Todos los postres que se pueden hacer con frutos secos

Quizás no lo sepas, pero es muy probable que la gran mayoría de postres en los que puedes estar pensando (o, incluso, consumiendo) tengan frutos secos entre sus ingredientes. Y es que este tipo de alimento no solo es muy sano, sino que tradicionalmente ha sido muy utilizado en la gastronomía y nuestros antepasados echaban mano de ellos en muchas elaboraciones. Y es que, además, los frutos secos aportan sabores muy interesantes cuando se combinan con otros alimentos, especialmente con el chocolate. Un ejemplo lo encontramos por ejemplo en el brownie, que tiene nueces entre sus ingredientes, pero también aparecen en muchos otros postres y dulces como veremos a continuación.

Quizás no lo sepas, pero es muy probable que la gran mayoría de postres en los que puedes estar pensando (o, incluso, consumiendo) tengan frutos secos entre sus ingredientes. Y es que este tipo de alimento no solo es muy sano, sino que tradicionalmente ha sido muy utilizado en la gastronomía y nuestros antepasados echaban mano de ellos en muchas elaboraciones. Y es que, además, los frutos secos aportan sabores muy interesantes cuando se combinan con otros alimentos, especialmente con el chocolate. Un ejemplo lo encontramos por ejemplo en el brownie, que tiene nueces entre sus ingredientes, pero también aparecen en muchos otros postres y dulces como veremos a continuación.

Los frutos secos, aunque son calóricos y parece que pueden aportar una mayor cantidad de calorías a los dulces, tienen unas características y propiedades muy interesantes que conviene tener en cuenta a la hora de consumirlos diariamente. Y es que un estudio realizado por un equipo internacional de investigadores liderado por el grupo del CIBEROBN de la Unidad de Nutrición Humana de la URV‐IISPV, en colaboración con la Unidad de Ensayos Clínicos y Síntesis del Conocimiento 3D y la Universidad de Medicina de Toronto (Canadá) ha demostrado que consumir 45 gramos al día de frutos secos no engorda. A esta buena noticia hay que añadirle los numerosos beneficios que aportan los frutos secos a nuestro organismo, tales como que cuidan la salud del corazón, protegen los huesos y los músculos, aportan nutrientes para la piel y el cabello, son poderosos antioxidantes para nuestras células, son también una fuente de energía y grasas saludables y favorecen el sistema nervioso y la memoria. Y todo eso gracias a su alto contenido en vitaminas como la E y la K, y minerales, como el zinc, el magnesio, el fósforo y el calcio, entre otros. Además, si los frutos secos son ecológicos las propiedades se multiplican, ya que tal y como nos cuentan desde Frutos secos del Carmen, la comida ecológica es sinónimo de calidad, salud y sabor.

Almendras, nueces, avellanas, cacahuetes, pistachos… Seguro que como mínimo se te ocurre un postre con cada uno de estos frutos secos, pero la realidad es que hay muchísimas opciones de preparaciones que van más allá de la imaginación.

  • En el caso de la almendra, el postre más conocido es la famosa Tarta de Santiago que utiliza este fruto seco en su forma molida y sustituye así a la harina. Pero la almendra también es muy común y versátil en el chocolate con trozos de almendra o incluso con almendras enteras; en forma de bizcochos o magdalenas junto con frutas cítricas como limón, naranja o mandarina; en formato buñuelo; añadiéndolas al flan, o haciendo galletas crujientes.
  • Las avellanas también son conocidas por estar presentes en un untable de chocolate, ya que son uno de los compañeros perfectos de este alimento. Sin embargo, la avellana tiene el suficiente sabor como para enmascararlo con otros alimentos y es el protagonista de muchos dulces, como también pasa con la almendra. Así, por ejemplo, es el ingrediente protagonista de dulces tan típicos como los mantecados, aunque también pueden estar presentes en bizcochos, pasteles jugosos, magdalenas o galletas crujientes.
  • En cuanto a las nueces, el postre más conocido es el brownie típico americano, aunque en nuestra gastronomía y en muchas otras también están presentes. Las podemos encontrar en rocas de chocolate o turrón, en una torta junto a otro fruto seco como es el pistacho o en un bundt cake de plátano o en forma de galletas. Las nueces también están presentes en otros dulces como el intxaursaltsa, que es un postre vasco tradicional a base de nueces y nata, y en el baklava, el dulce más representativo de la pastelería turca.
  • Del cacahuete, lo que más sabemos es que se realiza con él la famosa crema. Sin embargo, es un alimento que se encuentra también en numerosas recetas de galletas junto a frutas cítricas y plátanos, sobre todo, aunque también en magdalenas y como base en tartas.
  • Con los pistachos se pueden hacer también una gran cantidad de recetas, como brownies, bizcochos o natillas.
  • Las castañas son muy versátiles y son los frutos secos menos calóricos, así que pueden estar presentes en flanes, natillas, tartas o bizcochos.

¿Qué aportan los frutos secos a los postres?

A parte del sabor inconfundible y de su versatilidad para aportar diferentes contrastes en función de si se usan en crudo o tostados, los frutos secos también se utilizan en muchas ocasiones en los dulces como alternativa a las harinas, para aportar un extra crujiente o para poder encontrar en el postre trozos de este alimento.