Si tienes mala salud bucal puedes sufrir un infarto

Pues no, el titular del artículo no es una exageración. Esto es lo que hay. Si una persona padece una mala salud bucodental tiene muchas posibilidades de padecer un infarto o una enfermedad cardiovascular. El pasado 29 de septiembre se celebró el Día Mundial del Corazón, como suele hacer siempre cada año, el Consejo General de Dentistas recuerda que una mala salud oral aumenta las probabilidades de tener problemas cardiacos.

Los datos dicen que cada año mueren en el mundo 17,9 millones de personas a causa de la enfermedad cardiovascular y se estima que la cifra ascenderá a 23 millones en 2030 según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Más dramático es todavía que las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en España, con una tasa media de 230,5 fallecimientos por cada 100.000 habitantes, según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). La hipertensión, el colesterol alto, la diabetes, la enfermedad periodontal, el sedentarismo, una dieta poco saludable, y el tabaco y el alcohol, son los principales factores de riesgo cardiaco. Los dentistas creen que controlándolos se podrían prevenir entre el 80%-90% de las muertes prematuras. Unos números que son tremendos. Si nos llevamos las manos a la cabeza con las cifras del coronavirus, ¿qué podemos decir de esto?

Conexión boca-corazón

Todavía hay muchos negacionistas (ahora que está de moda esta palabra) que no se creen que exista relación entre la boca y el corazón. Pues bien, desde el Consejo de Dentistas explican cómo es la situación. Es tan sencillo como que las bacterias orales afectan a las paredes de los vasos sanguíneos, provocando una respuesta inflamatoria en el organismo. Esto se debe a que se liberan sustancias llamadas mediadores inflamatorios, los cuales pueden dañar la pared de las arterias, facilitando la formación de placa que tapona las arterias y da lugar a una patología cardiovascular, es decir, los famosos y malditos infartos de miocardio. Una enfermedad que no avisa, pero es cierto que da señales.

Los estudios dicen que las personas que tienen enfermedades periodontales padecen el doble de riesgo de fallecer por culpa de un ataque cardiaco. Incluso tienes tres veces más posibilidades de sufrir un derrame cerebral. Los datos que da el CGD es que en España, hay ocho millones de personas que padecen enfermedades periodontales. Algunas como la gingivitis, de los cuales, dos millones acusan la enfermedad de forma grave. Si la infección no es tratada a tiempo, puede extenderse al tejido y al hueso que sostienen los dientes y provocar la pérdida de piezas dentales, aumentando así el riesgo de sufrir algún problema cardiaco.

Nos ponemos en contacto con el presidente del Consejo General de Dentistas, el Dr. Óscar Castro Reino, quien lo tiene claro: “Las enfermedades orales no solo afectan a las patologías cardiovasculares, también comparten factores de riesgos con enfermedades respiratorias, cáncer o diabetes, entre otras”, afirma. En este sentido, también recuerda que “evitar el consumo de tabaco y alcohol, seguir una dieta sana y equilibrada, baja en azúcar, sal y grasas, y alta en frutas y verduras, reduce las enfermedades bucodentales y contribuye a una buena salud general”.

El tabaco

Los estudios hacen hincapié en que el tabaco es muy peligroso para nuestro corazón. Sin duda, el tabaco es uno de los factores de riesgo cardiovascular, pero también tiene un efecto negativo en la salud de las encías. Según el Colegio de Dentistas de España, “el tabaco es un conocido factor agravante de la enfermedad periodontal, por lo que el fumar conlleva una respuesta peor a los tratamientos, y un mayor riesgo de agravamiento de su evolución normal y de reactivación de la enfermedad”. Moraleja de todo esto: los fumadores tienen otra razón más para abandonarlo.

Recomendaciones

¿Y qué se puede hacer para mantener una salud bucodental en condiciones? Pues está bien claro. La importancia de cepillarse los dientes con pasta dentífrica fluorada es vital. Se tiene que hacer al menos, 2 veces al día y acudir a revisiones periódicas con el dentista. Este profesional será quien diagnosticará y tratará las patologías bucodentales que puedan incrementar el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares. Pero está claro que la relación existe.

En resumen, debemos mantener unos buenos hábitos en lo que a salud dental se refiere. No fumar, cepillarnos por lo menos tres veces al día tras cada comida, visitar al dentista una vez al año para hacernos una revisión general de nuestros dientes y una limpieza dental. Podríamos decir que el corazón está en nuestros dientes.

Deja una respuesta