Roberto Suárez

Roberto Suárez - Actualízate

Matalascañas: Beneficios de vivir cerca del mar

A todos nos encanta ir a vacacionar frente al mar y disfrutar de sus múltiples beneficios en familia durante el verano. Sin embargo, es algo muy difícil decidir mudarnos a un pueblo o ciudad en la costa y desarrollar nuestras vidas alejados de la capital y más cerca de la playa. No obstante, tomar esta decisión puede llegar a ser el mejor de los aciertos, según un estudio de la Universidad de Exeter, en Inglaterra, cuyos resultados concluyeron que las personas que viven cerca del mar tienen mejor salud que las que residen en una ciudad o en el campo.

A todos nos encanta ir a vacacionar frente al mar y disfrutar de sus múltiples beneficios en familia durante el verano. Sin embargo, es algo muy difícil decidir mudarnos a un pueblo o ciudad en la costa y desarrollar nuestras vidas alejados de la capital y más cerca de la playa.

No obstante, tomar esta decisión puede llegar a ser el mejor de los aciertos, según un estudio de la Universidad de Exeter, en Inglaterra, cuyos resultados concluyeron que las personas que viven cerca del mar tienen mejor salud que las que residen en una ciudad o en el campo. Así, al comparar los expedientes clínicos de 48 millones de personas que habitaban en distintas zonas de Reino Unido, los más positivos fueron los de los residentes en áreas ubicadas a un kilómetro de la costa.

Beneficios de vivir frente al mar

Así mismo, dicho estudio enumeró los beneficios de vivir frente al mar que se pudieron evidenciar y encontraron ventajas más allá del buen clima, el placer de bañarte en la playa o pasear escuchando las olas; y que más bien influyen directamente en nuestra salud e incluso en nuestra belleza. Algunas de ellas son:

  • Ayuda a la relajación: Según el estudio hecho por la Universidad de Exeter, el entorno marítimo mejora el nivel de estrés, ya que la ionización negativa de la brisa hace que aumenten los niveles de serotonina, el cual es el neurotransmisor encargado de los estados de estrés. La serotonina funciona como un elemento regulador del estrés y la ansiedad en el cuerpo humano y está demostrado que las personas que viven a un kilómetro del mar tienen unos mayores niveles de serotonina que las que residen alejadas de él. Y es que te aseguramos que caminar por la playa descalzo te relajará gracias al masaje suave de la arena en la planta de los pies.
  • Mejora problemas respiratorios: No es una coincidencia que la mayoría de los descongestionantes nasales estén compuestos principalmente por agua marina rica en sales y yodo. Esto es porque, por ejemplo, el simple hecho de respirar la brisa marina mejora a pacientes con cuadros respiratorios crónicos. De hecho, tanto es así que muchos médicos recomiendan a sus pacientes con problemas crónicos de respiración, como el asma, que se muden a vivir a localidades próximas al mar, como la Costa Blanca de Alicante o las islas (Baleares o Canarias).
  • Realizar actividades bajo el agua evita la retención de líquidos: Las actividades que se realizan bajo el agua, ejercen una leve presión sobre los órganos y tejidos del cuerpo ayudando a movilizar y a eliminar los líquidos que se encuentran retenidos en el tejido celular subcutáneo. Así mismo, esa ligera presión, somete a las venas del cuerpo a aumentar su drenaje por lo que la vasodilatación venosa (varices) mejora significativamente.
  • Controla la tensión arterial: Un estudio de la universidad de Granada ha demostrado que las personas que residen en poblaciones a nivel del mar tienen un control del eje hormonal Angiotensina-Renina-Aldosterona mejor, así como una mejor frecuencia cardíaca. Esto porque a nivel del mar, la presión atmosférica es mayor, por lo que la cantidad de oxigeno disponible en aire que respiramos también mayor. Esta oxigenación extra, proporcionada por vivir a nivel del mar, facilita la oxigenación de los órganos y tejidos de nuestro cuerpo, repercutiendo de manera muy significativa sobre las cifras de tensión arterial.
  • Es positivo para las articulaciones. Resulta que la playa es el mejor gimnasio que existe. Actividades como dar largos paseos junto al mar, correr por la orilla, realizar estiramientos sobre la arena son los mejores ejercicios que podemos hacer. De hecho, muchos médicos recomiendan a pacientes con problemas de articulaciones realizar deporte en la playa. Eso sí, hay que tener muy en cuenta que al hacer ejercicio físico cerca del mar, la percepción del dolor es mayor debido a los cambios de temperatura bruscos. Sin embargo, se puede combatir estas dolencias con solo aplicar calor sobre las zonas en cuestión y realizar ejercicio suave.
  • Combate las infecciones. El yodo que se encuentra diluido en la brisa marina es un bactericida natural que ayuda a eliminar las infecciones, sobre todo las relacionadas con el sistema respiratorio y ocular. Los niveles de yodo en el organismo están directamente relacionados con el mayor o menor poder del sistema inmunitario., el cual fortalecemos si residimos en zonas próximas al mar y estamos en contacto con él a diario.
  • Previene la retención de líquidos. Otro beneficio de bañarse en el mar es queactividades como la natación o el buceo son recomendadas a pacientes con problemas de retención de líquidos y pesadez en las piernas. Esto porque el agua ejerce una ligera presión en los tejidos corporales y los órganos y, de esta manera, moviliza y elimina los líquidos que se concentran en el tejido celular subcutáneo. Además, como habíamos mencionado anteriormente, el deporte bajo el agua también es bueno para reducir y eliminar las varices, puesto que ejerce presión sobre las venas y favorece su drenaje.
  • Favorece el metabolismo. De nuevo, el yodo se presenta como un elemento esencial para el óptimo funcionamiento del organismo humano. Sucede que como hemos visto, los beneficios de la sal de marson muchos. Otro de ellos es que  este mineral, presente en el agua y en la brisa, es un potente estabilizador del sistema metabólico. En una atmósfera en la que el yodo está presente las personas experimentarán una normalización en la producción de hormonas tiroideas, así como una mejor absorción de principios como el fósforo, el magnesio y el calcio.
  • Ayuda a cicatrizar la piel. Desde bien pequeños nos transmiten ese saber popular de que el agua del mar cura las heridas, y como hemos visto a lo largo de este artículo, tiene mucho de verdad. Las sales presentes en el agua marina, así como el yodo son sustancias que favorecen la cicatrización de heridas siempre que sean superficiales. También es muy bueno para eliminar el acné y otros problemas cutáneos. No obstante, hay que tener cuidado con aquellas heridas que están infectadas, ya que el efecto, más allá de ser curador, puede resultar ser todo contrario. Esto porque la humedad es contraproducente para las lesiones cutáneas más profundas, la cual más bien ayuda a la proliferación de microorganismos que pueden derivar en infecciones graves. La sal de mar posee beneficios, pero como todo,  hay que saber cuándo usarlos.
  • Tiene efectos beneficioso sobre la belleza. Al caminar descalzo sobre la arena no solo nos relajamos, sino que también la arena actúa como un exfoliante natural para la piel, aportándonos dobles beneficios.

 Matalascañas y los beneficios de sus playas

En Huelva, podemos encontrar uno de estos mágicos lugares, cuyas casas frente al mar nos dotan de todos los beneficios que hemos enumerado anteriormente, y se trata de Matalascañas.

Este es un núcleo costero perteneciente al término municipal de Almonte en la provincia de Huelva, además de que es la playa más cercana a Sevilla. El animal que representa a Doñana y a esta localidad es el lince ibérico. Esa localidad está  rodeada completamente por el Parque nacional y natural de Doñana; y como toda zona veraniega, su población sufre una gran variación entre invierno y verano.

Inmodoñana, agencia inmobiliaria que presta servicios de alquiler y compra de viviendas en la zona, nos comentan que la urbanización de Matalascañas es un lugar de reciente construcción, por lo que carece de casco histórico. No obstante, este hecho no supone inconveniente alguno para sus visitantes, ya que el atractivo principal por el que suelen llegar al lugar es su soleado clima, y su extraordinaria y kilométrica playa, además de sus cervecitas y ricas tapas, de los pescados y mariscos de la costa onubense y en general del buen ambiente familiar que se respira por todos lados.

Sus visitantes quedan tan enamorados del lugar que cuando las vacaciones van llegando a su fin se rehúsan a volver a casa, pero ¿cómo sería realmente vivir en esta costa, sobre todo cuando llegue la temporada de invierno? Pues esa duda es la que a veces detiene a muchos de migrar a destinos costeros de forma definitiva.

En el caso particular de Matalascañas, en invierno, se puede apreciar la extensión de su playa, llena de paz y tranquilidad. Mientras que en verano disfrutamos de la vida que adquiere el lugar con los visitantes y el turismo propio de la época; en invierno se nos abre la posibilidad de disfrutar de Matalascañas de una forma más sosegada, sin tantos turistas como en verano.

Además, hay mucho más que ver y hacer aparte de estar en la playa. La urbanización consta de dos iglesias, un campo de golf de 18 hoyos, un centro de salud abierto todo el año, un amplio carril bici, cine, cuatro farmacias, autobús urbano y apeadero de autobuses interurbanos con conexiones a Huelva, Mazagón, Isla Cristina-Isla Canela y Sevilla. Sin contar la interesante fauna que nos ofrecen los espacios naturales del lugar y que cuentan con sus propios pasos elevados que les permiten andar de aquí a allá con total libertad.

Así que, si el mar comienza a llamarte, te invitamos a aceptar la aventura de acudir a sus costas y disfrutar de una vida más tranquila y sana.