Desde hace mucho tiempo, hay un sector que se ha encargado de levantar la economía de este país. Hablamos de la construcción, que tradicionalmente ha sido uno de los puntos fuertes del PIB de nuestro país junto con todas esas actividades que, de una manera indirecta, dependen de ella. No cabe la menor duda de que edificar viviendas ha sido una de las actividades que mejor se nos ha dado en España y que eso la ha terminado de constituir como una fuente de empleo y riqueza sin que eso se ponga en duda por parte de nadie. 

Y es que construir una vivienda es algo que depende de una buena nómina de profesionales. No solo tenemos que hablar de los albañiles, que son quienes se encargan de levantar la estructura, sino que también es necesario hablar de fontaneros, electricistas… que obtienen un rédito importante de la labor que ejercen los primeros. Es evidente que este flujo e interconexión de actividades es algo de lo más importante para la reactivación de una economía y no cabe la menor duda de que el hecho de que se produzcan estas situaciones solo genera sinergias positivas. 

Una noticia que vio la luz en el portal web Idealista ponía de manifiesto que, en el interior de nuestras fronteras, había un total de 25 millones de viviendas, una cifra que aumentaba poco a poco, poniendo de manifiesto que, después de la crisis del sector inmobiliario, la construcción de viviendas en España estaba volviendo a crecer. Es un dato de lo más interesante y que, desde luego, ha servido para darle un poco de tranquilidad a las familias y las empresas españolas, algo que, desde luego, todo el mundo necesitaba como el respirar. 

Otra noticia, en este caso publicada en el diario El País, aseguraba que, en el año 2019, España había recuperado la edificación de 100.000 viviendas, un dato que se había perdido durante los años de la crisis económica y que, desde luego, deja claro que hay cosas que se están haciendo bastante bien. Conviene que valoremos todos los esfuerzos que están haciendo las empresas del sector para lograr que la actividad comercial en lo que respecta a esta actividad haya crecido. Es una de las cuestiones que ha permitido que el volumen de viviendas de nueva creación haya ascendido en España durante los últimos años. 

El sector de la construcción es uno de los que más influencia tiene sobre la economía española. Primero lo tuvo con la edificación de vivienda nueva y, más recientemente, la ha tenido a causa de una de las nuevas modas en el sector: la rehabilitación, que se ha erigido como una baza clave para las familias y demás propietarios para adecuar el espacio del que disponen y dotarlo de las necesidades más imperiosas. Desde Aluminios Franco nos han comentado que buena parte de los productos que comercializan, como es el caso de los perfiles de aluminio, están vendiéndose a causa del enorme boom que vive la rehabilitación. 

Una tendencia que va a seguir creciendo 

Todos los expertos en el sector han comentado que la rehabilitación es el futuro y también el presente de un negocio como el de la construcción. No cabe la menor duda de que, teniendo en cuenta la antigüedad de muchos de los edificios de las ciudades de nuestro país, es evidente que es realmente necesaria la labor de la que venimos hablando. Desde luego, es una tendencia que se mantiene y que, en efecto, tiene toda la pinta que va a seguir siendo habitual de cara a los próximos años. Son muchas las personas que ya han iniciado un proyecto al respecto.

Una de las cuestiones que hacen más apetecible la rehabilitación en los tiempos que corren es que es un asunto que resulta mucho más barato que edificar obra nueva, además de que es más rápida y, por ende, reduce el conjunto de molestias que se puedan derivar al respecto. En términos de calidad y precio, suele resultar mejor lavar la imagen de un edificio en concreto que tirarlo abajo y levantar uno nuevo en el mismo lugar. Es algo que, aunque primero fue tendencia en otros países, en España ya hemos asumido prácticamente al 100%.

Para una cosa o para la otra, lo que es evidente es que el sector de la construcción y todas aquellas actividades que están relacionadas directa o indirectamente con él saben como ingeniárselas para que, al final, todos y todas estemos contentos con la vivienda que hemos elegido para residir. Es el objetivo último que se persigue con cualquiera de estos proyectos, un objetivo que suele conseguirse con bastante asiduidad y que termina contribuyendo de una manera indudable a que haya mucha gente feliz en diferentes zonas de nuestra geografía.

Deja una respuesta