Cómo comprar un buen toldo

Los toldos, en especial los exteriores están especialmente ideados para los balcones, terrazas o porches. Los puedes encontrar motorizados o los más clásicos manuales.             

Las ventajas de un toldo en el exterior

Lo primero que hay que tener en cuenta es la gran protección que nos dan los toldos del sol. Hablamos de un elemento térmico que reduce la sensación de calor. Son un elemento fundamental para disfrutar de la terraza que tengamos en esas horas donde el calor aprieta o para estar en la sombra en verano mucho más fresco, siempre mientras se disfruta de un baño o de una barbacoa.

Los toldos son de gran practicidad, pudiendo prolongar nuestra zona de estar hacia los exteriores, con el efecto protector evitaremos que la vivienda se pueda recalentar. Una de las razones de su éxito es la combinación de estética y de funcionalidad, siendo útil en esos días de lluvia por su tejido impermeable.

Sean motorizados o no, de tamaño mayor o menor, como aseguran en Toldos Clot, los clientes que les visitan terminan dándose cuenta de que siempre se puede encontrar en el mercado toldos que se adapten a las necesidades que podamos tener.

Cómo se tomen las medidas del toldo

Una de las primeras funciones que tienen los toldos, es protegernos del sol. Si queremos que el resultado sea bueno, hay que dejar claras las dimensiones del toldo, las cuales se van a medir según la superficie que queramos cubrir.

Para tomar las medidas hay que tener en cuenta que el toldo tiene que ser de mayor tamaño que las zonas que queremos proteger. Cubrirán el área que necesitamos, pero más allá de las propias aberturas.

Podemos encontrar toldos con dimensiones de todo tipo, especialmente a partir de los 3 metros de anchura. No olvidemos que la Tierra se mueve y el sol va cambiando de lugar. Por todo ello adquiere importancia el cálculo de la superficie que va a estar expuesta al sol, con la zona que queramos que quede a la sombra.

Tipos de lonas

Está claro que la toma de medidas es fundamental, pero tampoco hay que olvidarse de las lonas. La calidad que tengan y sus propiedades harán que resistan mejor o peor los rayos uultravioleta, ayudándonos a protegernos del calor.

Por lo general los toldos los toldos se fabrican en tres clases de lonas:

Clases de lonas:

Lona de poliéster

De poca resistencia a los rayos UV, por lo que es más indicadas para usos ocasionales o que busquen la economía. Si queremos que la longevidad quede garantizada, mejor protegerlo con una cubierta.

Lona acrílica

Este tipo de lona tiene una buena resistencia a los rayos UV y se puede mantener con solo agua. No es una lona que se pudra y es de lo más adecuada para los exteriores, de gran resistencia y duración. De todas formas, la ventilación del aire por debajo no es de los puntos más fuertes de este tipo de lona.

Lona microperforada

Es la mejor solución, pues resiste a los rayos UV, tampoco se va a pudrir y con agua se mantiene bien. Lo mejor que tiene es la buena ventilación que tiene bajo el toldo, pues gracias a su microperforación la lona no acumula calor bajo el mismo.

Mantenimiento

Si queremos que se mantenga en buen estado, debemos limpiarle el polvo regularmente para que el color no se deteriore. Igualmente, merece la pena lavarlo con agua jabonosa 1 o 2 veces al año.

Toldo con faldón o sin él

El faldón es un trozo de lona que va a colgar al final del toldo, lo que es un complemento para protegerlo del sol. Lo más normal es el faldón de ondas, aunque existen también los hay rectos.

Los faldones también pueden ser enrollables, puesto que con un sol rasante van a proteger más contra el efecto de los reflejos y servir como parapeto auxiliar de cara a proteger el interior de la vista de las personas curiosas.

Cofre integral o semi cofre para el toldo

Optar por uno u otro modelo de cofre es una cuestión de presupuesto, pero existen otros criterios.

Toldo semi-cofre

El semi cofre solo va a proteger la lona. Los brazos articulados del toldo van a estar plegados bajo el cofre.

Toldo cofre integral

Este tipo de cofre protege los brazos. Por todo ello, la estructura va a estar protegida de la intemperie. Dependiendo del grado de utilización y de donde se encuentra el emplazamiento, lo que puede ser un criterio importante y fundamental.

Elegir un cofre integral es también de gran componente estético, pues hace posible disimular el mecanismo y la tornillería bajo el revestimiento externo.

Toldo manual

Es el más barato, pero siempre hay que tener en cuenta el tamaño. Cuanto más grande sean, más complicado es usar la manivela. No olvidemos que el toldo debe ser beneficioso y el confort es fundamental.

Toldo motorizado

Estos son los de más confortables, es una buena alternativa para no forzar nuestro antebrazo, aunque lo mejor es tener una manivela suplementaria por si falla la tecnología.

Estor enrollable de exterior

Este tipo es una clase de toldo que tiene funciones parecidas a una persiana de tipo enrollable. Son colocados en el exterior de la ventana, de la terraza acristalada o delimitando un porche, pues de forma elegante los protege del interior del sol y cortar el aire y ayuda a que esté fresco en el interior.

Esperamos que después de todo lo que hemos hablado tengas algo más claro lo que se debe hacer siempre que se quiera adquirir un toldo de verdadera calidad. Lo mejor es siempre saber qué es lo que se quiere y cómo es el clima, la situación de la vivienda o local, así como otras variables que siempre van a ser de interés para qué la adquisición que se realice merezca realmente la pena.

Si elegimos bien, tendremos la suerte de que el toldo que compremos nos terminará durando bastante más tiempo, lo que siempre es algo interesante, pues la relación calidad/precio es algo que conviene siempre mirar.

Deja una respuesta