El carnaval de Cádiz, creo en ti

Creo en   ti, oh todopoderoso Carnaval de Cádiz. Creador del cielo inmenso de los pobres y creador de la tierra como calle. Creo en el Tío de la Tiza su hijo primero y en todos sus hijos los otros, los chirigoteros. Que los concibieron por la obra y la gracia del divino espíritu que el pueblo necesita”. Así comienza uno de los versos más bonitos que el fallecido Juan Carlos Aragón dedicó en su comparsa de Los Peregrinos. Unos versos que se han convertido en toda una oda a  lo que es el Carnaval. Y es como dice “A donde vive su reino pa que la gente viva feliz, aunque no tenga gobierno”.

El Carnaval de Cádiz es mucho más que disfraces, es un sentimiento, es llevar en el alma a la ciudad, a la tacita de plata. Por eso, cuando fui por primera vez a su carnaval, como les pasa a todos, quedé enamorado de ella. Cádiz es quizá de los carnavales españoles el que tiene una imagen más jocosa y divertida. Frente a la espectacularidad de otros carnavales como por ejemplo el de Tenerife, la ironía y en algunos casos mordacidad de las chirigotas gaditanas es un punto a su favor. Además no faltan otros espectáculos para que la fiesta esos días en Cádiz sea completa.

Aquí, el carnaval oficialmente dura once días, pero si unimos a estos: los días del concurso, los actos gastronómicos, ensayos generales y el «carnaval chiquito» o «carnaval de los jartibles», suman más de un mes de carnaval.

Durante toda la semana de carnaval, pueden encontrarse agrupaciones ilegales por diferentes puntos de la ciudad. También existen varios concursos organizados por diferentes entidades, donde actúan agrupaciones participantes en el COAC. Desde el primer jueves, hasta el domingo (salvo el viernes de la final), se habilita una carpa para los bailes de disfraces.

Fase previa

La fase previa al carnaval, es decir, cuando la calle empieza a calentarse y llenarse de ambiente carnavalesco, es cuando tienen lugar las primeras congregaciones populares. Esto es en los meses de enero y febrero y es ese gusanillo de las nuevas coplas el que empieza a picar y el que sirve de pistoletazo de salida del concurso oficial de agrupaciones carnavalescas (COAC) que tiene lugar en el Gran Teatro Falla. Y es que para un carnavalero ir al Falla es como para un futbolista ir a Wembley o para un aficionado al cine ir a Hollywood. No es de extrañar que las entradas del Falla sean de lo más cotizado.

El COAC

El concurso consta de cuatro fases: Clasificatoria, Cuartos de Final, Semifinales y Final. En cada una de ellas, cada Agrupación tendrá un máximo de 30 minutos de actuación en cada sesión, que comienza a contar desde el inicio de la Presentación hasta el final del Popurrí. . Estas agrupaciones participan en diferentes modalidades: coros, comparsas, chirigotas y cuartetos.  Si no has escuchado alguna vez estas formaciones, tienes que hacerlo. Es una gozada. Son críticas acidas, con ironía a todo lo que se mueve. Es mucho mejor que leer un periódico, porque te enteras con todo pero no dejan títere con cabeza.

A mí lo que más me gustan son las chirigotas, pues mezclan el humor con la música que es un arte. Mi favorito es el Selu porque hace crítica con mucha gracia. Pero hay otros chirigoteros que son unos fenómenos. Con Vera Luque siempre hay algo de acidez y de crítica social. Y luego están los que son muy de Cádiz, y se dedican a cantar a acciones o cuestiones que pasan allí. Como en todas las cosas hay partidarios de unos y de otros. Lo que no sabía es que puedes tener todas estas canciones en CD´s que hacen las compañías. Afortunadamente no tengo que ir a Cádiz para comprarlas, estoy a más de 700 kilómetros, es tan fácil como entrar en la web de La Casa de los Disfraces y los puedo conseguir.

Después del pregón, las calles se llenan de los ilegales, grupos no oficiales que cantan y bailan los mismos temas que los murgas del Gran Teatro. Las zonas principales donde se pueden encontrar los ilegales son: el Barrio de la Viña, entre el Mercado Central y la playa de la Caleta, a lo largo de Calle Ancha, y en la Plaza de Topete. Estos actos pueden parecer más espontáneos que los que toman lugar en el Teatro, al estar libres de juicio oficial y de competiciones.

Durante estos días ir por las calles gaditanas es una gozada. Yo quedé enamorado de esta carnaval, que como diría el maestro Aragón: “Creo en   ti, oh todopoderoso Carnaval de Cádiz. Creador del cielo inmenso de los pobres y creador de la tierra como calle”. ¿Has estado alguna vez?

Deja una respuesta