Roberto Suárez

Roberto Suárez - Actualízate

Aumenta el número de reformas en cerramientos a causa de la pandemia

La comodidad en el hogar es una de las claves para la felicidad. Es una cuestión meramente estadística. Si tenemos en cuenta la cantidad de horas que pasamos al día o a la semana en casa y lo comparamos con las que pasamos en otros lugares, veremos que prácticamente la mayoría del tiempo lo pasamos entre nuestras cuatro paredes. Y eso ya dice mucho acerca de la importancia que tiene que organicemos nuestro hogar exactamente de la manera en la que queramos para sentirnos bien y poder optar a esa felicidad que siempre hemos deseado.

La comodidad en el hogar es una de las claves para la felicidad. Es una cuestión meramente estadística. Si tenemos en cuenta la cantidad de horas que pasamos al día o a la semana en casa y lo comparamos con las que pasamos en otros lugares, veremos que prácticamente la mayoría del tiempo lo pasamos entre nuestras cuatro paredes. Y eso ya dice mucho acerca de la importancia que tiene que organicemos nuestro hogar exactamente de la manera en la que queramos para sentirnos bien y poder optar a esa felicidad que siempre hemos deseado.

Hay muchos elementos que pueden contribuir a eso que venimos comentando. Uno de ellos es el que guarda relación con las ventanas. Se trata del elemento que nos permite estar en contacto con el exterior y que, por ende, nos puede proporcionar esa luz natural que tanto se demanda entre los seres humanos. Ni que decir tiene que las ventanas tienen una relación directa con esa luz natural porque, dependiendo de su número y su amplitud, nos pueden proporcionar más o menos cantidad de ese bien que consideramos tan necesario para nuestra vida y para la de todos aquellos que están a nuestro alrededor.

Lo que os hemos venido comentando es algo de lo que también se hizo eco una noticia que fue publicada en la página web Vivienda Saludable. Asegura dicho medio que la ventana tiene una importancia que es clave para el confort de la gente, sobre todo por su capacidad de aislamiento. No cabe la menor duda de que, teniendo en cuenta que España es un país de temperaturas extremas en buena parte de su territorio, es indispensable que la gente tenga la capacidad de pelear contra todos los problemas que les puedan ocasionar las temperaturas.

Otra noticia, en este caso publicada en la web del diario El País, informaba de que las ventanas en España no se elaboran de la misma manera que en otros lugares de Europa por una cuestión puramente cultural. La tendencia en el Viejo Continente es de que esas ventanas sean más como una pared transparente y que, por ende, sean más grandes. No obstante, en España seguimos siendo más dados a hacer ventanas más pequeñas y que se limiten a dejar pasar la luz. Eso, en los momentos de confinamiento que hemos pasado recientemente, ha sido clave para mantener cierto contacto con el exterior durante las peores horas de la pandemia.

La pandemia ha cambiado alguna de las percepciones que tenemos acerca de la comodidad en el hogar. Ahora se valora todo lo que tenga que ver con ello y, desde luego, se ha atribuido una importancia mayor en lo que a nuestro confort se refiere a las ventanas que forman parte de nuestro domicilio. Es precisamente eso lo que nos han transmitido en una charla reciente los profesionales de La Ventana Perfecta, que no han visto un crecimiento más importante en lo que respecta a la popularidad de las ventanas en lo que llevamos de siglo.

Mejoras para todo el mundo

Con independencia de todo lo que tenga que ver con nuestra edad, condición social, economía y otros asuntos, las ventanas juegan un papel importante a la hora de hacer posible la mejora de la vida de la gente. Desde luego, está claro que, en el interior de nuestra vivienda, es necesario que siga existiendo un contacto con el exterior para que el agobio no forme parte de nuestro día a día. Y está claro que, si esa ventana da a un lugar luminoso en vez de a un patio interior, mejor que mejor. Pero eso ya es otra cosa.

Las ventanas están proporcionando una mejora en la calidad de vida que va en consonancia con otros aspectos que la gente ha empezado a valorar ahora que se ha visto obligada a permanecer en casa durante una gran cantidad de horas por culpa de la pandemia. Entre otras cosas, las ventas de sofás, colchones o armarios empotrados (por aquello de ganar espacios, en este último caso) también se ha visto incrementada. Desde luego, es una gran noticia que seamos más conscientes que nunca de ello, aunque haya tenido que llegar una pandemia para eso.

En cuanto echemos la vista atrás y empecemos a comparar lo que tenemos ahora en nuestro hogar con lo que teníamos antes, es evidente que vamos a empezar a notar la diferencia en lo que a confort en la vivienda se refiere. Desde luego, es algo que necesitábamos y que va a ser importante para que tanto nosotros como los que están a nuestro alrededor tengamos un argumento más para asegurar que somos felices y que queremos perpetuar ese estado durante todos los años que nos queden de vida.