Roberto Suárez

Roberto Suárez - Actualízate

Aumenta el número de interesados en el sexo tántrico en España

Disfrutar de nuestros momentos de ocio es una necesidad que todo el mundo tiene que ver cumplida de una u otra manera. Desde luego, las maneras de hacerlo son de lo más variopintas en función de quien las disfruta. Lo verdaderamente importante es que haya maneras de sacarle provecho a estos momentos y que nos sirvan para hacer mucho mejor nuestra vida. De lo contrario, sería completamente imposible que tuviéramos acceso a la felicidad que todos y cada uno de nosotros persigue. Hay que pelear por disfrutar de esa felicidad hasta la extenuación.

Disfrutar de nuestros momentos de ocio es una necesidad que todo el mundo tiene que ver cumplida de una u otra manera. Desde luego, las maneras de hacerlo son de lo más variopintas en función de quien las disfruta. Lo verdaderamente importante es que haya maneras de sacarle provecho a estos momentos y que nos sirvan para hacer mucho mejor nuestra vida. De lo contrario, sería completamente imposible que tuviéramos acceso a la felicidad que todos y cada uno de nosotros persigue. Hay que pelear por disfrutar de esa felicidad hasta la extenuación.

Una de las mejores maneras de disfrutar de nuestro tiempo de ocio es el sexo. Sí. Y no nos da vergüenza decirlo. Ninguna. No cabe la menor duda de que se trata de un asunto que está sometido a muchos tabúes y que no tiene mucho sentido que se esconda. Las cosas que nos sirven para disfrutar de la vida no nos deben dar vergüenza alguna. Y el sexo es una de esas cosas. Por ende, no tiene sentido que nos dé cualquier tipo de reparo hablar de él. La verdad es que, de no ser por momentos como de los que nos hace disfrutar, la vida sería mucho más monótona.

Hay muchos tipos de sexo. Uno de los que viene ganando terreno en los últimos tiempos es el sexo tántrico, que ha sido tendencia en muchos países pero que ahora, en España, goza de una posición privilegiada. No es para menos, porque el sexo tántrico también permite que se disfrute de lo lindo de la presencia de nuestra pareja. La verdad es que sacar provecho de este tipo de actividad es clave para continuar disfrutando de los verdaderos placeres de la vida. Y cada día hay más clases de personas que se animan a probar.

Una noticia publicada en la página web de La Nueva España intentaba explicar qué es exactamente el sexo tántrico. Explica el autor que el tantra es una doctrina milenaria y oriental cuyo principal objetivo no es otro que la plenitud espiritual, entendiendo que esta puede proporcionar placer al ser humano. Eliminar tabúes y contener la eyaculación son dos de los aspectos que, según el artículo, también se encuentran ligados de una manera inseparable a la práctica de la que venimos hablando. Lo cierto es que todas estas cuestiones han hecho posible que se genere un interés creciente en todo lo que tiene que ver con este asunto.

Según otro medio web, en concreto Vanguardia, existen seis reglas que están relacionadas con el sexo tántrico:

  • La respiración: clave para intentar relajarse, que es el objetivo fundamental del sexo tántrico.
  • Caricias: utilizar aceites y emplear movimientos lentos con nuestra pareja es habitual en el tantra y es una de las sensaciones que mejor definen toda esta actividad.
  • Besos: como en todo lo que tiene que ver con el amor, son fundamentales. Recorrer el cuerpo de nuestra pareja con los labios es algo de lo más recomendable.
  • Penetración: es importante respirar, mirarse y moverse lentamente aunque estemos muy excitados.
  • Eyaculación contenida: aquí está una de las claves del sexo tántrico, porque es importante para los defensores de este modelo de sexo contener la eyaculación aunque sea lo que más deseemos.
  • Clímax: se alcanza después de dos, tres o hasta incluso cuatro horas de besos y caricias. Aunque podamos terminar muy cansados y cansadas, la verdad es que se trata de un clímax que nos aporta el suficiente placer como para desear repetir una y otra vez la experiencia.

Una de las mejores formas de ocio de las que siempre hemos dispuesto es el sexo. A nadie le debe parecer extraño que así sea. Hay que eliminar tabúes con respecto a este tema. Es necesario. Y, para incidir en el asunto, resulta interesante comprobar cómo está creciendo el número de adeptos a un modelo del sexo como el tántrico en los últimos tiempos. Desde Maite Domènech nos han comentado que se ha duplicado en apenas un par de años el número de persona que asiste a cursos especializados en sexo tántrico. Esta es la mejor prueba de que este tipo de actividad ha venido… para quedarse entre nosotros y nosotras.

Hay mucho futuro en esta actividad

Hay una cosa que es evidente y es que el sexo tántrico va a seguir generando expectación en los años que están por venir. Es algo lógico y normal. La gente se siente atraída por nuevas maneras de vivir la experiencia sexual y, desde luego, esta es una de las más importantes del mundo. Pero, sobre todo, es una de las que produce una mayor satisfacción y la que genera un cumplimiento más amplio de las expectativas sexuales de hombres y mujer. Y eso es lo que realmente cuenta.