Roberto Suárez

Roberto Suárez - Actualízate

7 trucos para acelerar la recuperación muscular

Cualquier deportista quiere practicar ejercicio sin padecer molestias para poder entrenar más duro y con mayor intensidad la siguiente jornada. Padecer molestias puede ser normal tras la práctica deportiva debido al esfuerzo físico, pero existen formas eficaces de ayudar a que los músculos se recuperen. Y es este artículo te vamos a explicar 7 trucos que te servirán para acelerar la recuperación muscular.

Cualquier deportista quiere practicar ejercicio sin padecer molestias para poder entrenar más duro y con mayor intensidad la siguiente jornada. Padecer molestias puede ser normal tras la práctica deportiva debido al esfuerzo físico, pero existen formas eficaces de ayudar a que los músculos se recuperen. Y es este artículo te vamos a explicar 7 trucos que te servirán para acelerar la recuperación muscular.

  1. Masajes deportivos

Una forma muy eficaz de acelerar la recuperación muscular es a través de masajes deportivos. Este tipo de masajes se recomiendan a deportistas o personas que practican deporte de manera asidua y que necesitan que la musculatura se encuentre siempre en las mejores condiciones posibles. Este tipo de masajes como decíamos ayudan a mejorar la recuperación muscular tras el esfuerzo físico, ya que se trata de un tipo de masaje estimulante y enérgico. Pero no es el único beneficio de este tipo de masajes, ya que también alivian contracturas o dolores, así como mejoran la elasticidad y reducen los espasmos musculares.

  1. Estirar tras la práctica deportiva

Para favorecer la recuperación muscular y también para evitar molestias o contracturas es importante estirar tras la práctica deportiva. Los expertos recomiendan que los últimos minutos de una sesión deportiva se dediquen a reducir el ritmo y estirar los músculos para evitar molestias. Y es que de esta manera se ayuda al sistema cardiovascular a volver a su estado normal, en lugar de que los músculos se enfríen de manera brusca.

  1. TetraSOD

Una forma fácil y sencilla de favorecer la recuperación muscular es con TetraSOD, un complemento que induce una activación coordinada de las enzimas antioxidantes primarias (SOD, GPx y CAT) en las células y que ayuda a la recuperación muscular.

“TetraSOD es un elemento clave para mejorar el rendimiento y acelerar su recuperación muscular. Este complemento provee a los atletas de moléculas potentes necesarias para combatir los efectos del estrés oxidativo y la respuesta inflamatoria sufrida por los tejidos después de los entrenamientos. Lo que les permite realizar entrenamientos más intensos, mejorar la recuperación entre sesiones, minimizar el cansancio muscular y mejorar la sensación general del cuerpo tras la práctica deportiva”, explican desde esta innovadora compañía.

Además, hay que señalar que TetraSOD cuenta con etiqueta vegana, está respaldado por la ciencia, es de origen marino y no contiene gluten.

  1. Mantente hidratado

Es importante por muchas cuestiones que siempre mantengas el cuerpo hidratado durante la práctica deportiva. Así que lleva una botella grande de agua a tus entrenamientos y tenla a mano. Decíamos que se debe beber agua por muchos motivos, entre los que hay que destacar la recuperación de líquidos, ya que es habitual sudar, pero también beber agua tras el ejercicio ayuda a calmar el cuerpo y favorecer la ansiada recuperación. Sobre la hidratación hay que señalar que muchos expertos recomiendan beber bebidas deportivas o isotónicas, ya que además de hidratar aportan electrolitos tan importantes como el sodio o el potasio.

  1. Date duchas de agua fría y caliente

Según los expertos para evitar molestias musculares tras la práctica deportiva y favorecer la recuperación es recomendable darse baños en los que se alterne el agua fría y caliente. Puedes aprovechar la típica ducha de después de los entrenamientos para hacerlo y así favorecer esa recuperación justo después del esfuerzo físico. ¿Y cómo se debe alternar? Pues se debe permanecer cerca de medio minuto a temperatura caliente o templada y luego cambiar a temperatura fría durante otros 30 segundos. Un proceso que se debe repetir al menos 5 veces. También hay que señalar que estas duchas también relajan los músculos y favorecen la circulación sanguínea.

  1. Aprovecha la alimentación

El cuerpo es una auténtica máquina y puedes ayudarte de la alimentación para favorecer esta recuperación. Se recomienda consumir proteínas tras el ejercicio físico ya que estimulan este proceso. Como complemento puedes consumir carbohidratos que aportan energía y también ayudan a los músculos.

  1. Descansa al menos 7 horas al día

Por supuesto, el sueño es el método más rápido, fácil y efectivo para recuperarse tras la práctica de ejercicio. Durante el sueño se reparan los tejidos, se desarrollan los músculos y se descansa la mente y el cuerpo. Y para que esto ocurra debes descansar al menos 7 horas al día, aunque mejor si puedes dormir 8 horas diarias.

En definitiva, estos son los principales trucos que ayudan a fomentar la recuperación muscular. Esperamos que te sean de ayuda para alcanzar tus objetivos y que los pongas en práctica.