Roberto Suárez

Roberto Suárez - Actualízate

Las instalaciones termales de la ciudad de Ourense

Si estás pasando por una etapa de tu vida en la que el insomnio, los dolores de cabeza, la falta de energía o concentración, la mala memoria o los problemas estomacales están presentes, quizás lo que estas padeciendo es estrés. El estrés, imprescindible para la vida, puede llegar a ser perjudicial cuando produce un desgaste importante del organismo y no se llega a recuperar la energía gastada.

Si estás pasando por una etapa de tu vida en la que el insomnio, los dolores de cabeza, la falta de energía o concentración, la mala memoria o los problemas estomacales están presentes, quizás lo que estas padeciendo es estrés. El estrés, imprescindible para la vida, puede llegar a ser perjudicial cuando produce un desgaste importante del organismo y no se llega a recuperar la energía gastada.

Por ello, si notas que te encuentras en esta situación o que las preocupaciones de la vida diaria y determinadas situaciones te superan, dale una oportunidad al Aceite CBD  ya que puede ayudarte a encontrar la solución, pues produce un efecto calmante y relajante en la mente y el cuerpo, a la vez que interviene en los receptores de serotonina. Y sin con ello no es suficiente, una visita a la ciudad de Ourense, podrá hacer que conozcas y disfrutes de sus famosas y beneficiosas aguas mineromedicinales, que entre otras cosas mejoran y estimulan el sistema inmunitario, ejerciendo una acción calmante y relajante sobre la mente y el cuerpo.

En Ourense fluyen cada día tres millones de litros de aguas termales y mineromedicinales, una cantidad que en Europa sólo supera la ciudad de Budapest en Hungría. Esto unido al poder curativo de sus aguas, descubierto por los romanos hace 2.000 años, hace que el gran patrimonio termal que contiene, haya convertido a la ciudad de Ourense, en el año 2009, en una de las seis ciudades fundadoras de la Asociación Europea de Ciudades Termales Históricas.

Son numerosas las instalaciones que para disfrutar de los beneficios de las aguas termales se pueden encontrar en esta ciudad, las principales son:

  • Piscina Termal de As Burgas. Una instalación termal situada en el casco histórico de la ciudad, al lado de uno de los mayores emblemas de la ciudad, el manantial de As Burgas, cuya agua brota del subsuelo a más de 60º. Para poder disfrutar de la piscina termal sus aguas de composición fluorada con iones predominantes de bicarbonato y sodio, alcalinas y litínicas, han de enfriarse hasta los 38-40º. Entre las propiedades beneficiosas de estas aguas están el cuidado de la piel y la relajación muscular.
  • Termas de A Chavasqueira. La estructura arquitectónica de esta instalación termal, situada en el margen derecho del río Miño, reproduce la arquitectura de las casas de baño tradicionales del Japón, los onsen, uniendo dos materiales nobles, la madera y la piedra. Su circuito de marcado carácter zen, se organiza en diferentes espacios:

-Rotenburo. Combinación de tres piscinas construidas en piedra al aire libre, con una temperatura del agua a 41º.

-Ofuro. Piscina interior en piedra, con una temperatura de 39º.

-Templarium. Sauna de zen de piedra y losa a 40º C y 70 % de humedad.

-Sudarium. Sauna japonesa de piedra y madera a 45º C y 85 % de humedad.

Las propiedades beneficiosas de sus aguas mineromedicinales están indicadas para el tratamiento de afecciones de la piel y del aparato locomotor.

  • Termas de Outariz. Esta instalación termal, basada en los principios de respeto y armonía con la naturaleza, cuenta con 11 termas exteriores y 3 termas interiores, que se organizan en torno a dos circuitos:

-Circuito Zen. Diseñado para la relajación y la meditación, consta de varias piscinas de aguas tranquilas y construcciones de madera.

-Circuito Celta. Inspirado en la típica arquitectura de los castros, sus construcciones son de piedra y las aguas tienen movimiento. En sus piscinas, especialmente indicadas para eliminar tensiones y contracturas musculares, encontraremos chorros, burbujas, cascadas, camas de agua, etc.

–     Muíño da Veiga. La ubicación de este espacio, lo hace único y espectacular. Ubicado en el lecho del río Miño, a pie de un antiguo molino de agua (muíño en gallego) totalmente restaurado. La instalación la forman cinco piscinas de varios tamaños, que van desde los 200 m2 a los 45 m2, alimentadas por varias surgencias que manan agua a una temperatura de entre 65 y 72º C, con una mineralización bicarbonatada-sódia, fluorada y silicatada. La temperatura media del agua de estas piscinas al mezclarse con el agua del río ronda los 40º C.

–     Outariz y Burga de Canedo. Es el espacio termal más grande de la ciudad, se trata de un área recreativa y lúdica con zonas ajardinadas, espacios de juegos infantiles y dos piscinas de agua fría y seis piscinas de agua termal que aflora entre las grietas de la roca granítica que las conforman.

Aunque los beneficios son muchos, no todo son ventajas

A pesar de los demostrados beneficios que las aguas termales producen, su disfrute también puede dar lugar a una serie de efectos adversos o no deseados en el organismo como, vértigos, cefaleas, palpitaciones, trastornos digestivos…