Baldosas: un elemento decorativo del que no podemos olvidarnos

Cuidar de nuestro hogar y hacer de él un lugar lo más atractivo posible es una misión que prácticamente nos incumbe a todos y todas. Somos perfectamente conscientes de que es en este lugar donde solemos pasar una cantidad mayor de tiempo, junto con el lugar en el que realizamos nuestro trabajo. Por eso, es importante sentirse cómodo o cómoda y hacer que ese entorno que tenemos siempre tan presente se ajuste a nuestros gustos o a nuestras necesidades. El dicho “como en casa en ningún sitio” se convierte en una realidad si somos capaces de adecuar nuestra casa a esos gustos o necesidades.

Amoldar la casa a esas cuestiones es algo que depende por completo de las personas que la habitan. Hay tantos gustos como personas y eso es lo que permite que ningún domicilio sea exactamente igual que otro, aunque tenga los mismos metros cuadrados, la misma distribución y haya sido levantado por la misma empresa constructora. A nadie le cabe la menor duda de que el toque personal que le damos a una vivienda es un asunto realmente imprescindible para diferenciarla del resto y para que nos haga seres realmente felices.

En los párrafos que restan, os vamos a hablar de un elemento que puede ayudar en este proceso pero que muchas veces no se suele tener en cuenta en la medida de lo que merece. Hablamos de las baldosas, una serie de elementos que, desde luego, juegan un papel realmente importante en dos cuestiones: la comodidad y la decoración de la vivienda. Por eso, reivindicamos su papel, que es mucho más importante para hallar estas dos cuestiones de lo que muchas personas pueden llegar a pensar. La verdad es que basta ver dos imágenes de viviendas cuyos dueños hayan apostado por dos tipos de baldosas diferentes para ser conscientes de ello.

A efectos de decoración, no es lo mismo elegir unas baldosas con unos colores y formas que hacerlo por otras con otras tonalidades y dibujos. La imagen de la vivienda se transforma por completo y ese es el motivo por el que hay que ser muy cuidadosos a la hora de elegir ese grupo de baldosas que creemos que se amolda más a nuestro estilo y a la decoración que tenemos pensada para la casa o el piso. Los profesionales de Cerámica Para Arquitectura, una entidad encargada de suministrar baldosas de diferentes modelos, nos han comentado que en los últimos años ha crecido el interés de la gente en seleccionar exactamente ese modelo que, a efectos de decoración, le puede venir mejor a un lugar.

¿Cuántas baldosas puede llegar a tener una casa?

Para que veáis la importancia que tienen las baldosas en lo que respecta a la decoración de una vivienda sería importante atender al número de baldosas de las que dispone esa casa o piso. El portal web Hogarmanía publicó una nota en la que informaba acerca de cómo realizar el cálculo exacto de baldosas que necesitamos para cubrir toda la superficie del lugar. Pero ya os adelantamos que son varios centenares con independencia de lo grande que sea la vivienda.

Otra nota, en este caso publicada por el portal web Api, hablaba precisamente del tamaño de las viviendas en un país como lo es el nuestro. Fijaos: entre el año 2008 y el 2013, el tamaño medio de los pisos en España era de unos 100 metros cuadrados (si el tamaño de la baldosa fuera de 50X50, ya necesitaríamos 400 para cubrir toda la superficie) y el tamaño medio de las viviendas había ascendido de los 173 a los 182 metros cuadrados (728 baldosas si fueran como las anteriores, de 50X50).

Con estos datos, está claro que ha cambiado, al menos en parte, vuestra percepción acerca de la importancia de las baldosas. Teniendo 400 o 728 objetos de este tipo en nuestra vivienda, es lógico que nos preocupe cómo son y qué aires le pueden conferir a nuestro lugar de residencia. Y es precisamente por eso por lo que os animamos a que, si tenéis pensado hacer alguna reforma, penséis detenidamente en esto. Las baldosas no son asuntos que se cambien cada año y lo que elijáis ahora condicionará la imagen de vuestra vivienda, como mínimo, para la próxima década.

Está claro que esto no quita que haya que descuidar los demás elementos que contribuyen al cuidado y a la decoración de nuestro hogar. Pero, a la hora de edificar una vivienda, lo primero que se construye es el suelo. A la hora de decorar, el proceso creemos que tiene que ser el mismo. Porque empezar la casa por el tejado no es nunca una buena alternativa ni mucho menos. Estamos convencidos de que estáis de acuerdo y que, siguiendo este y otros consejos, vais a conseguir que vuestra residencia sea de auténtico ensueño.

Deja una respuesta