La salud de los dientes según la edad

¿Cuándo fuiste por primera vez al dentista? Seguro que te acuerdas, pero lo que seguro que tienes claro es que te hubiera gustado ir antes. Y es que esto de la salud bucodental lo vamos dejando, y al final, nos arrepentimos de no haber ido antes. Y es que ahora mismo, tener una dentadura sana es sinónimo de futuro laboral y social. Muchas enfermedades entran por la boca, y en la mayoría de las veces, cuando queremos tomar medidas, ya es demasiado tarde.

Hoy queremos hacer un repaso de las edades mejores para acudir al dentista. Y es que a la pregunta, ¿a qué edad hay que ir al dentista? No se puede contestar de manera rotunda. Lo importante es ir cuando se comience a tener problemas, pero bien es cierto que siempre hay que hacer una primera vez para evitar sustos posteriores.

Información para embarazadas

Lo de ir al dentista comienza antes de lo que pensamos. No hace falta que el niño vea la luz, vamos aún más lejos. La salud bucodental juega un papel fundamental entre las mujeres embarazadas. Así, es clave llevar a cabo una serie de pautas sobre higiene oral y alimentación saludable, así como la puesta en práctica de técnicas de prevención de patologías orales para el futuro bebé. Y es que un exceso de caries o una mala alimentación puede inferir en la dentadura de nuestro futuro hijo.

Bebés de 0 a 6 meses

Puede sonar fuerte, pero la primera visita al dentista se puede hacer antes de los 6 meses. Es imprescindible para que el pequeño se familiarice con la clínica, el especialista y el entorno. “Nosotros exploramos el estado general de la boca del bebé, previniendo posibles problemas que se pueden producir en la erupción de los primeros dientes. Además, ayudamos y asesoramos a los padres sobre las mejores técnicas de higiene bucodental para bebés”, explican desde la Clínica Dental Galván Lobo en Valladolid.

Bebés de 6 a 12 meses

Cuando los más pequeños de la casa tienen hasta 12 meses, es en esta etapa cuando los primeros dientes de leche empiezan a crecer, por lo que la educación de padres e hijos en base a buenos hábitos de higiene y alimentación es imprescindible. Además, en esta franja de edad el uso de chupete y biberón es todavía frecuente, por lo que hay que estudiar en cada caso los posibles problemas derivados. No es la primera vez que un defecto de la boca procede de un mal masticar de chupete. Además es el momento para intentar que el pequeñajo se desprenda de él.

Niños de 1 a 5 años

Los bebés crecen y se convierten en niños casi sin darnos cuenta. En esta edad ya tienen una dentición temporal completa. Ahora es el momento de los padres, ya que tienen una gran responsabilidad en el futuro estado de salud de la boca de los hijos. De esta manera, cuando los niños acuden a la clínica, los especialistas educan en técnicas de cepillado y de higiene bucodental en general. Además de fomentar un estilo de vida saludable para prevenir caries y demás problemas dentales. No hay que olvidar que debe tenerse en cuenta que las caries en los dientes de leche deben ser tratadas, pues avanzan más rápido que en los dientes definitivos.

Niños de 6-8 años

Llega uno de los momentos más odiados en el colegio, cuando los dientes de leche comienzan a caerse y sustituirse por una dentición definitiva. Son momentos de esperar al ratoncito Pérez si tienes menos edad, y de avergonzarte de esa foto sin dientes. Una imagen que te perseguirá de por edad. Por eso en las clínicas, establecen un protocolo de revisiones, en función del riesgo de caries del niño. Además, con el objetivo de prevenir problemas de espacio y demás complicaciones, se comienza a valorar en cada caso la necesidad de colocar ortodoncia. Y es que estamos ante una edad clave.

Niños de 8 a 12 años

Los niños van camino de ser todo unos adolescentes. Con la dentición definitiva casi al completo, la comunicación con los pequeños de esta edad se hace mucho más fácil. Es el momento de enseñar en la práctica de hábitos de higienes bucodental que minimice el impacto de caries y otros problemas asociados. Si tiene ortodoncia, tendrán que aprender a cuidársela y a mantener una serie de normas.

Y después de los 12 años, ya es el momento de que nuestros hijos se consideren casi aptos para ir solos al dentista. Si el árbol ha crecido de una manera fuerte, no tendremos problemas. Por eso, para evitar que nazca torcido la visita al dentista se puede hacer cuando todavía es un bebé.

Convierte dos pisos en un dúplex

Todo es cuestión de hacer números, pero muchas veces sale más barato hacer un dúplex que comprarlo. Me explico. El precio de un dúplex puede estar por los cielos, sin embargo, puede salir más barato si adquieres dos pisos a un precio normal y les unes para hacer un dúplex. Como te decía hay que hacer números de presupuesto y sobre todo, ponerte en manos de empresas profesionales que puedan hacer una obra de arte. Arca Grupo Carranza nos va a dar los pasos a seguir para conseguir el piso doble de nuestra vida.

No es una idea descabellada, ya que hoy en día es cada vez más habitual la tendencia a unir dos pisos en uno. En este caso también es más común y más sencillo unir dos pisos horizontalmente, dentro de la misma planta. La unión de dos pisos en vertical es menos habitual pero también muy interesante, simplemente debemos tener en cuenta ciertos aspectos. De esta forma muchas familias logran seguir viviendo en la zona donde ellos quieren y hacer de dos pequeños pisos, uno grande y lujoso.

Ahora bien, estas son las cosas que hay que poner en marcha. Lo primero que hay que saber es si la comunidad de vecinos nos permite realizar la obra. Para saberlo tenemos que analizar estatutos de la comunidad y ver si dice algo al respecto. Es habitual que no aparezca nada, ya que hace años estas cosas no se planteaban, en este caso, se deberá votarlo en junta y aprobarlo tres quintas partes de los propietarios. Ya te vamos advierto de que será el principal obstáculo con el que te enfrentes. ¿Has visto alguna vez una reunión de vecinos de La Que Se Avecina? Pues piensa que muchas veces la realidad supera a la ficción.

Manos a la obra

Si conseguimos el permiso de la Comunidad, (enhorabuena) es el momento de ponerse manos a la obra. El primero será contactar con un técnico que nos asesore y realice el proyecto, que será obligatorio, ya que de no tenerlo podemos estar incurriendo en un delito grave. El técnico tiene que valorar como será la unión de ambos pisos. Normalmente puede ser por una escalera, pero en ocasiones que no se pueda, habrá que buscar otras soluciones.

Al tener una nueva organización del hogar, habrá que adaptarse a la normativa autonómica de habitabilidad correspondiente, para lo cual puede ser necesaria la realización de ciertos cambios en la nueva vivienda. Hay que analizar las obras de acondicionamiento que redistribuyan los espacios de otra manera, para evitar la duplicidad de espacios como la cocina, el salón, etc. Para desarrollar las obras necesitaremos al menos un director de obra (el técnico que nos elaboró el proyecto) y un constructor que realice la obra, ajustada a dicho proyecto. Cuando la obra esté acabada el técnico redactará el certificado final de obra.

Presupuesto

Ya has visto que hasta llegar a quitar el primer ladrillo, hay que hacer un largo camino de papeleos. Y ahora llega la cuestión más importante, ¿por cuánto nos puede salir? Por los gastos totales dependerán de las obras que se realicen. Lo más caro será hacer el hueco de las escaleras para unir las dos plantas. Aunque podemos hacer un hueco mínimo para intentar agujerear lo menos posible el forjado. Tampoco es muy aconsejable comunicar ambos pisos con una simple escalera de barco, a riesgo de que nos sea más cómodo salir de casa y subir por la escalera comunitaria en vez de por la nuestra. Un hueco de 2m x 1m sería lo mínimo para colocar una escalera cómoda. Generalmente, el piso dúplex clásico de dos plantas tiene en la parte de abajo la zona de la cocina, el comedor y la sala de estar, mientras que en la planta superior superior están las habitaciones.

Dependiendo de la empresa, el presupuesto para realizar el hueco puede rondar los 10.000 euros. Y respecto al resto de la obra, pues como te decíamos, dependerá de lo que quieras invertir. Puede ir desde los 1.000 euros hasta una reforma integral. Haciendo cuentas, la obra para unir tus dos pisos en uno de manera completamente legal puede salir por 25.000 euros. Aunque si quieres hacer un verdadero dúplex, con dobles alturas y sin duplicar usos, el presupuesto se te irá a los 50.000 € o incluso 100.000 €. Para ello lo mejor es que te dejes asesorar por la empresa de reformas y ellos te dirán.

La última recomendación es que te pongas en contacto con una empresa de reformas integrales como Arca, ya que al tener un equipo profesional multidisciplinar, compuesto por arquitectos y especialistas en obras y reformas de casas en cada uno de los oficios: pintura y decoración, albañilería, electricidad, fontanería, calefacción, carpintería, te saldrá un mucho más barato.