Reformas sencillas post Covid19

Parece que eso del confinamiento y de la “obligatoriedad” de pasar más tiempo en casa ha provocado una especie de pasión repentina entre la sociedad por rediseñar y adaptar ciertos espacios en casa. No es que de repente la gente se haya puesto a invertir miles de euros en costosas reformas de hogar pero, por lo visto, sí hay cierta tendencia que se hace palpable en las ventas, tano online como físicas, de tiendas especializadas y grandes superficies como Leroy Merlin o Brico Depot entre otras.

Esto me hace pensar que tal vez nos hacía falta quedarnos más en casa para empezar a gastar más tiempo y dinero en mejorar nuestra calidad de vida y menos en el ocio, y con esto no quiero decir que no debamos ir a tomar unas cañas al bar con los amigos, al cine o a comer por ahí con la familia, sino que a veces dejamos pasar los meses, y años, pensando esa famosa frase de “ya lo haré” en pro de gastar nuestros ahorros en otros menesteres y nos olvidamos de que vivir en casa, en familia, y con calidad de vida, es mucho más importante que esa cañita fresquita en el bar.

Según Sergio Nisticó, diseñador de interiores en Alicante, se aprecia una tendencia al alza en el interés por reformar salones y salas de estar. Según este diseñador, son muchos los usuarios que le han pedido asesoramiento para rediseñar los espacios comunes de ocio de sus viviendas en estos últimos meses. La sociedad, ahora mismo busca lugares seguros donde estar en familia o con amigos muy cercanos, donde jugar a juegos de mesa, pasar el rato con un buen café, o ver una película sin miedo al contagio, de ahí que se esté invirtiendo más en acondicionar y reformar esas habitaciones de las viviendas familiares que, por ejemplo, cocinas o baños, que suelen ser las reformas más demandadas por norma general, o lo eran hasta la fecha de hoy.

Pero ¿qué es lo que se está vendiendo más? Por lo visto, la posibilidad de una segunda oleada del virus en otoño ha promovido mucho la venta de estufas de pellets, estufas eléctricas y estufas de gas estéticas. En otras palabras: atrás quedaron los clásicos radiadores, ahora lo que está de moda es instalar una buena chimenea que imite o recuerde a la clásica chimenea de leña.

Según Ambifuego las hay de interior y de exterior, y en ambos formatos se ha notado el aumento de ventas, pero las de exterior son las que más se están vendiendo y con diferencia. La sociedad, aseguran algunos expertos, quiere asegurarse un espacio al aire libre para este invierno en caso de que se produzca un nuevo confinamiento obligatorio por Estado de Alarma o, incluso, pos si ellos mismos deciden pasar el máximo tiempo posible en el interior de sus viviendas de forma voluntaria, como un autoconfinamiento, para evitar un posible contagio de Covid19.

El problema es que no todos tienen la posibilidad de adaptar un espacio exterior para uso de la familia tanto en verano como en invierno, básicamente por la mayor parte de la población vive en pisos sin terrazas, jardines ni grandes balcones y, ante eso, solo nos queda la redecoración y reforma de los salones familiares para poder darles un mejor uso y, por supuesto, ganar en comodidad.

Otro producto que está incrementando las ventas notablemente es la pintura al agua. Según La Casa del Pintor, sus clientes están aprovechando el tiempo libre que tienen para reacondicionar estéticamente sus viviendas, algunos porque ahora tienen más tiempo que antes al pasar en casa más horas al día, otros porque vaticinan un nuevo encierro (voluntario o no) y quieren dejar la vivienda a punto para sentirse mejor viviendo en ella.

Sea como sea, parece que la estética está siendo uno de los puntos fuertes de estas reformas post-covid19, pero no son las únicas ventas que están llamando la atención porque la tecnología también está haciendo su particular “agosto”.

Televisores, ordenadores, tablets y móviles son algunos de los productos más vendidos pero también cajas de smartTV, unos aparatos que convierten cualquier televisor en una smartTV actual, algo que se puede comprender fácilmente si vemos los números de algunas plataformas de Streaming.

Y es que Netflix, Disney + y HBO entre otras plataformas están aumentando su número de suscriptores notablemente desde que empezó la pandemia, así que es lógico pensar que si la sociedad ha optado por este tipo de entretenimiento haya empezado a gastar más también en las herramientas que nos permiten disfrutarlo.

También han aumentado, por el mismo motivo, la venta de proyectores y pantallas pero en este caso no ha sido un aumento tan drástico y evidente, lo que hace pensar que no es un producto que haya impactado demasiado en nuestra sociedad. Las televisiones siguen siendo el producto estrella.

Lo que sí resulta algo extraño es que hayan aumentado las ventas de ciertos productos que encontramos en salones y salas de estar pero no se haya visto un aumento en las ventas de sofás o sillones. Parece que se prefiere optar por actualizar la televisión antes que por la comodidad de nuestros traseros, o se prefiere renovar la estética de la estancia antes que renovar un bonito sillón orejero.

No obstante, los muebles, en general, también han visto incrementar sus ventas, aunque la sociedad ha optado por mobiliario de fácil instalación, tipo Ikea, antes que por la compra de conjuntos de muebles en tiendas especializadas. En otras palabras, que se está apreciando más el montarse uno mismo sus propios muebles con el fin de ahorrar un poco de dinero antes que gastar partidas completas para que instaladores profesionales traigan los muebles a casa, los monten, acondicionen e instalen en su nuevo espacio. Esto, en el fondo, es comprensible, y es que la sociedad está evolucionando hacia un tiempo en el que si hay algo que puede hacer uno mismo opta por no contratarlo, de hecho, solo algunos pocos de clase económica alta optan por contratar absolutamente todo con el fin de no tener que ser ellos quienes desempeñen ciertas tareas.

¿Y tú, te has renovado el salón?

Verano casero made in Spain

Está más claro que el agua que este verano va a ser el más “casero” que hemos vivido en muchísimo tiempo. La limitación de aforo en las playas y piscinas ya está causando estragos, tanto en turistas como en residentes de zonas costeras, pero más aún el hecho de que una gran parte de la sociedad sigue teniendo miedo a los rebrotes de Covid19 (y con razón), por lo que intentan evitar aglomeraciones e incluso la asistencia a algunos eventos que, en cualquier otro momento, parecerían más que apetecibles.

El cine, por ejemplo, es una de esas actividades que ha vuelto a ponerse en marcha pero que, por ahora, no tiene gran afluencia. Los únicos que están viendo la luz en este sector con los autocines, ya que parece que la idea de ir a ver una película al aire libre, muchos sin salir de sus propios vehículos, es mucho más segura que eso de sentarte en una sala cerrada con otras personas, por mucha precaución que haya. Del mismo modo, son muchos los que evitan teatros, conciertos y todo tipo de espectáculos, así como la asistencia a cualquier tipo de espacio con aglomeraciones, aunque haya limitación de aforo.

De hecho, ayer mismo estuve pensando en que dudo mucho que este año les salga rentable abrir sus puertas a los parques acuáticos porque, aunque tampoco creo que se vayan a lucrar demasiado los parques de atracciones tradicionales, hay que ser muy valiente (o muy inconsciente) para ir este verano a un parque acuático. Y con esto no pretendo hundir ningún sector, solo pretendo ser realista, y es que son muchísimos los que deciden evitar ciertas cosas este año por precaución.

Y es curioso, porque las terrazas de heladerías, restaurantes y bares están hasta los topes, por lo menos en las ciudades donde aún no hay rebrotes ya que he visto algunas imágenes de la situación actual de algunos bares de tapas en Aragón y es deprimente, aunque comprensible teniendo en cuenta la cantidad de infectados que ha habido allí en las últimas horas.

Sea como sea, estoy prácticamente segura de que el verano 2020 va a ser muy familiar y “casero”, de hecho, hay ciertos datos que vienen a corroborar lo que estoy diciendo. Y es que se están vendiendo aires acondicionados como si no hubiera un mañana, así como se están contratando las instalaciones de los mismos, y es normal, más que nada porque si pretendes quedarte en casa más tiempo que otros años, es lógico que quieras estar cómodo y fresquito ¿o no? Tal vez muchos habrán pensado que como no se van de vacaciones este año, y puede que incluso gasten menos en general, es el momento idóneo para invertir sus ahorros en un aire acondicionado que les ayude a sobrellevar estos meses tan calurosos.

Pero no es el único producto que se está vendiendo como churros, tal y como nos han contado los profesionales de Rolltec, tienen reserva de instalación de toldos para balsones, terrazas y jardines hasta septiembre, y les siguen llamando clientes para solicitar presupuesto e instalación, por lo que han tenido que ampliar su plantilla.

Blanco y en botella ¿no? Todos, o la mayoría, estamos pensando en pasar más tiempo en casa este verano.

Del mismo modo, se han multiplicado las ventas de todo tipo de piscinas: prefabricadas, de construcción, de madera, desmontables y, por supuesto, las piscinas hinchables para niños y niñas. Lógico ¿verdad? Más que nada porque muchas urbanizaciones han decidido no abrir sus piscinas este año, otras ponen limitación de aforo y en otras hay que reservar cita previamente para poder bajar a bañarse. Algo similar a lo que ocurre en la playa.

Otras ventas asociadas al verano “casero”

Y si seguimos tirando del hilo, preguntando aquí y allá, comprobaremos cómo hay ciertas ventas en otros sectores que también se han incrementado, probablemente también por esta situación.

  • Televisores: el aumento en la venta de televisores con respecto a los mismos meses de Junio y Julio con respecto al año pasado es notoria. Obviamente no podemos atribuir directamente esta situación a la presencia del Covid19 y el verano atípico que estamos viviendo pero es más que probable que asís sea.
  • Proyectores y pantallas: por lo mismo motivo, los proyectores y las pantallas se están vendiendo también mucho más que otros años. Y es que si no puedes ir al cine, o no quieres, pero tienes ganas de ver una buena película por todo lo alto, los proyectores pueden ser nuestro mejor aliado.
  • Ventiladores: aunque el incremento de ventas no es tan evidente como el de los aires acondicionados en porcentaje, parece que la sociedad también está comprando más ventiladores este año, sobre todo los que tienen cámara de agua y tiran gotas similares a los nebulizadores de las terrazas de los restaurantes.
  • Muebles de jardín: sillas, mesas e incluso tumbonas para terrazas y jardines.
  • Rejas, enredaderas y mamparas de exterior: todo para proteger tus espacios privados exteriores de las miradas curiosas e incluso de las miradas de delincuentes.
  • Etc.

El turismo rural gana la batalla

Este año hemos vivido los meses más extraños de nuestra vida, y probablemente los más terroríficos para algunas familias también. La crisis del coronavirus nos ha mantenido en casa encerrados, sin poder salir a tomar el aire y pasando el tiempo como cada cual mejor podía, sin poder visitar a familiares ni amigos y viendo cómo las calles de las ciudades se vaciaban totalmente dando paso a un paisaje desolador. Hay que reconocer que esto le ha venido muy bien a la naturaleza pues durante estos meses la polución ha caído drásticamente y eso siempre es positivo pero, lógicamente, habría estado mucho mejor conseguir esa caída de otros modos.

Ahora, que todo empieza a volver a la normalidad, o a esa nueva normalidad de la que todo el mundo habla, los ciudadanos queremos estar en la calle, en contacto con otras personas y en contacto con la naturaleza, por eso son muchos los expertos que piensan que el turismo se va a reactivar muy pronto. Y es que solo con el turismo nacional que se espera en las diferentes ciudades es muy posible que se reactive notablemente la situación económica pero aún más si tenemos en cuenta que el presidente del Gobierno ya ha anunciado que en Julio las medidas de cuarentena impuestas a los visitantes extranjeros serán eliminadas y, por lo tanto, la posibilidad de que ingleses, alemanes, franceses y otros europeos quieran tomar un avión para visitar nuestras playas se hace cada vez más patente.

Ahora bien, parece que este año no todo va a ser playas. Tras un análisis llevado a cabo en muchos medios de comunicación preguntando a la sociedad a través de redes sociales y a pie de calle, se ve una cierta tendencia del turista nacional de huir de las abarrotadas playas, al menos hasta ahora, para veranear en pueblos y alojamientos rurales, unos espacios más tranquilos y con menos aglomeraciones.

Algunos expertos aseguran que esta tendencia demuestra que el español aún tiene cierto respeto hacia el virus, lo cual es lógico, y prefiere veranear lejos de las multitudes. Otros aseguran que esta tendencia solo responde a una cuestión económica pues el turismo rural, a no ser que sea de lujo, tiende a ser más barato que el turismo de playa en grandes resorts o apartamentos con vistas al mar. Sea como sea, parece que este año hay ciertos sectores que van a  estar de enhorabuena.

Alquiler de caravanas

Las caravas y autocaravanas van a ser uno de los alojamientos más deseados este verano. Muchísimos españoles están viendo en la posibilidad de llevar su casa a cuestas durante sus vacaciones el modo perfecto para poder vivir al aire libre, desconectando de las urbes y aislándose de los bullicios. En Caravanas Cruz ya están recibiendo llamadas y emails solicitando información e incluso reservando ya ciertos modelos de autocarava para este próximo agosto. Según los responsables de esta conocida empresa del levante, lo que se avecinaba como una crisis en el sector parece estar remontando a pasos de gigantes, la esperanza que tienen es que esto se mantenga y no sea un espejismo momentáneo.

No obstante, son muchos los expertos que auguran un 2020 de recuperación económica, al menos en el segundo y cuarto trimestre, pero una nueva caída en 2021. Y es que muchas familias van a ver recortados sus ingresos el próximo año y ese ímpetu con el que todos vamos a salir del confinamiento este verano va a dejar paso a la cama y al pensarse las cosas dos veces antes de hacerlas, sobre todo si cuestan dinero.

Los Campings

Otro sector que parece estar en pleno auge es el del camping, y en todos los sentidos. Por un lado encontramos las tiendas especializadas y grandes superficies, tipo Dechatlon, que están teniendo que aumentar el volumen de sus existencias de productos en almacenes debido a la alta demanda que se prevé este año. Y es que son muchos los que, a pesar de no haber hecho camping con anterioridad, se están planteando adquirir lo básico (tienda de campaña, colchones hinchables, sacos de dormir, cocinas portátiles, mesas y sillas de playa, etc.) para poder empezar a disfrutar de este hobby en sus próximas vacaciones.

Camping Boneta, situado al norte de España, en Vall de Boi (Lleida), asegura estar teniendo reservas tanto para julio como para agosto, aunque parece que la palma se la lleva septiembre, un mes que otros años no ha sido tan bueno y que este se prevé espectacular en cuanto a ocupación se refiere.

No obstante, Camping Boneta está especializado en alojamientos tipo bungalow y apartamento de montaña debido a la situación del camping y a la climatología del área pero los campings con parcelas para instalación de tiendas de campaña también están comprobando como este año van a hacer lleno con una salvedad: Junio. El primer mes del trío del verano (junio, julio y agosto) no va a ser tan bueno como otros años debido a que ya se sabe que seguiremos en desescalada y, por lo tanto, con limitaciones en cuanto a aforo, tal vez por eso septiembre parece estar convirtiéndose en el tercer mes por antonomasia para las vacaciones este verano e incluso hay quien cree que octubre también será muy bueno.

Alojamientos rurales

Y por último la joya de la corona, los alojamientos rurales. El turismo rural ya venía pegando fuerte desde hace varios años, se había puesto de moda, pero parece que este 2020, igual que los campings y el alquiler de autocaravanas, van a ser los alojamientos más demandados de la temporada.

Tanto la casa rural en Albacete Cortijo El Sapillo, como la casa rural en Cabrales, Asturias, La Cueva´l Bosque, dos alojamientos con los que hemos tenido oportunidad de hablar, aseguran estar teniendo peticiones de información tanto para reservar este verano como en otoño. Nos confirman que para el puente del Pilar van a tener todo lleno, y de cara al puente de la Cosntinución, en diciembre, creen que ocurrirá lo mismo.

Este año, las ganas de vacaciones, de salir al aire libre y disfrutar de la naturaleza van a ser mayores que otros años y por eso no nos basta con los meses más estivales del año, también queremos disfrutar en octubre, noviembre y diciembre, sobre todo en áreas de España donde el frío no causa tantos estragos como en el norte del país, aunque hay quien prefiere ese frío para tener la posibilidad de ver una bonita estampa nevada.

Sea como sea, este año todo lo rural va a estar de moda así que si tienes pensado alquilar una casita o hacer algo de camping te recomendamos que no te demores demasiado en hacer la reserva o es posible que acabes sin nada que podres reservar.