Una visita al yacimiento de Soto de Medinilla en Valladolid

Desde siempre soy un gran amante de la arqueología, pero tengo que reconocer que la primera vez que oí hablar del yacimiento de Soto de Medinilla en Valladolid, fue curiosamente en el gimnasio al que acudo de forma regular. Unos empleados de Gestigym, la empresa que tiene el gimnasio encargada de la configuración del control de accesos y el software de la gestión deportiva, comentaban entre ellos que dicho yacimiento acababa de ser declarado Bien de Interés Cultural, con categoría de Zona Arqueológica, por lo que pensé que esto no podía perdérmelo y en aquel mismo instante decidí que el primer fin de semana que tuviese libre iría a conocer ese retazo de la historia.

El resurgir de la segunda vivienda

Según los datos que se deducen de la Estimación del Parque de Viviendas del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, en el año 2019, casi una cuarta parte del parque de viviendas a nivel nacional correspondía a viviendas no principales, una cifra sólo superada en Europa por Chipre (51,6%) y Grecia (37,1%). Los fines para tener una segunda vivienda en propiedad, ya sea en la playa o en el campo, pueden ser muchos y variados, entre ellos se pueden señalar los siguientes: un lugar para poder desconectar los fines de semana de la vida diaria, poder pasar las vacaciones de navidad, semana santa o verano o como una inversión de futuro pensando en la jubilación.